Editorial Miércoles, 31 de mayo de 2017

Con planeta propio

Algunos medios internacionales ya tienen una sección fija para retratar a diario los dislates de Donald Trump.

Ya hay medios internacionales que tienen en sus ediciones en papel y digitales una sección fija para tratar los dislates cotidianos del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Bajo nombres como "Universo Trump" o "Trumplandia" se dedican a narrar sucesos que en otro mandatario serían impensados, pero que en el caso del actual mandatario son pan de cada día.

Por ejemplo, esos sitios se hicieron un picnic con algo que dejó a todos azorados: el jefe de la Casa Blanca tarareó y contorneó su cuerpo al ritmo del himno estadounidense, algo inusual en el protocolo presidencial de ese país.

Pero no fue en un estadio deportivo o en una fiesta de graduación, sino en una ceremonia muy formal en el Cementerio Nacional de Arlington. Se celebraba el Día de los Caídos, que recuerda a los soldados de esa nación caídos en combate.

El continuo movimiento del cuerpo de Trump mientras el resto de los funcionarios se mantenía firme y erguido, y la forma estentórea de cantar en un momento tan solemne volvieron a producir una catarata de comentarios en las redes sociales.

A pesar de que ya pasaron varios días, aún continúan viralizándose en las redes las imágenes del papelón que Trump realizó en Bruselas, durante la reunión de la OTAN, al pegarle un empujón al primer ministro de la república de Montenegro para ponerse en primer plano para la foto.

Ese show de guarangadas, inusuales en el ámbito político internacional, parecen algo menores cuando -al mismo tiempo- salen a la luz acciones con miembros de su familia, como las del poderoso yerno de Trump, Jared Kushner.

Cada vez se consolida más la información de que este pariente político del presidente habría realizado acciones muy delicadas por cuanta propia que habrían puesto en jaque a la seguridad nacional de su país.

Así lo estarían indicando las revelaciones de sus reuniones secretas con funcionarios de Rusia. Con ello ha vuelto a tomar forma la denuncia de que agentes rusos y la administración Putin habrían estado detrás de las supuestas tareas de espionaje en contra de la campaña electoral de Hillary Clinton.

No hay con qué darle. El nuevo planeta Trump promete seguir dándonos muchas y variadas sorpresas.

Más noticias