Economía | Plazos fijos atados al dólar | Bancos | Dólar

Plazos fijos atados al dólar, lo que hay que saber

Esta nueva forma de ahorro fue autorizada por la entidad monetaria nacional. La idea es que se ofrezca a todos los clientes bancarios

Te puede interesar...

La normativa que los autoriza les da la posibilidad a las entidades bancaria de ofrecer ahorro ajustado por el dólar oficial, pero no los obliga. Mientras tanto, los bancos privados examinan la normativa y aseguran que no va a ser fácil implementarlos, puesto que si toman depósitos atados al dólar necesitan encontrar a quién darle préstamos atados al dólar.

El Central publicó este jueves un cambio normativo que busca volver más atractivo para los bancos tomar depósitos en pesos que ajusten por la variación del tipo de cambio oficial. Lo cierto es que los bancos ya estaban autorizados a ofrecerlos, con beneficios específicos si los tomaban de parte de empresas y personas físicas que se desempeñen en el sector agroexportador. Ahora, con esta nueva mejora en las condiciones, esperan que puedan ofrecerlo a todos los clientes.

No obstante, de la autorización para ofrecer depósitos atados al dólar a la concreción de esa oferta en sucursales y canales digitales de los bancos puede haber una distancia grande. La normativa no obliga a las entidades a ofrecerlos, sólo se los permite. Por lo tanto, cada banco decidirá si tomar o no depósitos atados al dólar oficial.

Concretamente son depósitos que se constituyen en pesos y, al vencimiento, se cobran pesos. La diferencia en el precio del dólar oficial que se tome como referencia va a ser el rendimiento de la inversión. Funciona como cobertura cambiaria, pero sólo sobre una de las cotizaciones, la oficial. No cubre contra subas de las cotizaciones alternativas de la divisa, por ejemplo el dólar blue.

Hasta ahora la única experiencia reciente que existe de plazos fijos atados al dólar es la del Banco Nación, el único que recogió el guante cuando el Banco Central los incentivó en mayo.

La normativa busca impulsar esos depósitos como una vía para descomprimir la demanda por dólares, pero en los bancos todavía estaban analizando la medida. En principio, distintos bancos consultados por Infobae dijeron que no tenían claro que les conviniera salir a ofrecer ese tipo de depósitos (pero sí ya han recibido consultas de sus clientes).

En el sector bancario explican que tomar fondeo en dólares es un riesgo similar a endeudarse en dólares. Si van a tomar depósitos atados a la cotización oficial del dólar van a tener que usar esos depósitos para hacer préstamos que también estén atados a la cotización del dólar. Y esto es algo que los clientes no parecen buscar.

“El tema entonces es que para poder otorgarlos tenés que tener activos en dólares. Préstamos, créditos otorgados. Actualmente no hay tantos. La expectativa de devaluación juega en contra de eso”, dijeron desde un banco.

Explican, de hecho, que los exportadores consiguen financiamiento en pesos mucho más cómodo. Dada la enorme liquidez del mercado, pueden financiarse a menos del 38% que paga la Leliq y esperar todo lo posible antes de liquidar los dólares que reciben por sus ventas al exterior. La tasa en pesos que pagan como costo compite milímetro a milímetro con el ritmo de devaluación que le imprime el BCRA al dólar mayorista, de esta manera, prefieren el financiamiento en pesos que no tiene riesgo cambiario. Es decir, cuyo valor se licua si hay un nuevo movimiento cambiario.

Lo que se avizora entonces es que las entidades que lo ofrezcan busquen plazos más largos que el tradicional plazo fijo a 30 días.

Con un plazo mínimo de 60 días y plazo máximo de 370 días el Banco NAción (el único que se animó hasta ahora) buscaba que los que hicieran esos depósitos lo hicieran a plazos más largos de lo habitual. La mayoría del mercado coloca plazos fijos tradicionales a 30 días o poco más. El monto mínimo en el Banco Nación era de $1.500.

Pero al día de hoy, según voceros del Nación, la posibilidad de hacer depósitos atados al dólar no está disponible. La entidad tomó fondeo por $4.000 millones y discontinuó el instrumento.