Economia Sábado, 5 de mayo de 2018

Las medidas para frenar el dólar afectarán en 30 mil millones la inversión para obra pública

El ajuste fiscal provocará una fuerte reducción presupuestaria en gasto público. Además subió al 40% las tasas de interés.

El Gobierno nacional anunció el vienes una profundización del ajuste fiscal, incluido un fuerte recorte en la obra pública. Además subió al 40% las tasas de interés en un intento por contener la dramática corrida hacia el dólar, y admitió que deberá sacrificar parte del crecimiento previsto para este año.

Los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Finanzas, Luis Caputo, dijeron que el nuevo objetivo será reducir el déficit de las cuentas públicas al 2,7% del Producto Bruto, en lugar del 3,2% previsto anteriormente.

Las medidas, que incluyeron una fuerte suba de tasas de interés al 40% informada previamente por el Banco Central, se anunciaron luego de que el dólar se ubicara por encima de los $23 el jueves, y se logró bajar la cotización a $22,20 el viernes.

El Gobierno buscó mostrar coordinación en los anuncios de medidas ante el embate de los capitales especulativos por llevar el dólar al mayor nivel posible, tras el alza de las tasas en los Estados Unidos.

"Queremos ratificar el rumbo de la política fiscal ante expresiones demagógicas de la oposición. Vamos a modificar la meta fiscal del 3,2% al 2,7%, lo que significará un ahorro superior a los 3.200 millones de dólares", dijo Dujovne.

El resultado financiero, en tanto, va a bajar en la misma proporción, dado que la cuenta de intereses de este año va a ser estable, del 6% al 4,9% del PBI, dijo el funcionario minutos antes de la apertura del mercado cambiario.

El ministro recordó que la meta fiscal para 2018, del 3,2% del PBI, "aspirábamos a sobrecumplirla, pero frente al contexto actual, con la suba de tasas en Estados Unidos y la incertidumbre doméstica -con proyectos irresponsables que quieren modificar las tarifas- hacen que ratifiquemos la política fiscal y que reduzcamos en medio punto, al 2,7%, el déficit programado para este año".

"Esto va a representar un ahorro de 3.200 millones de dólares", reiteró Dujovne, quien admitió que el ajuste impactará de lleno en las obras públicas.

Anticipó que se destinarán 30.000 millones de pesos menos para infraestructura, con el fin de cumplir con las nuevas metas fiscales.

"Nos duele tocar el presupuesto de la obra pública, pero entendemos en este contexto que necesitamos acelerar el camino hacia la convergencia fiscal en medio de intentos populistas de la oposición", dijo Dujovne.

El ministro de Hacienda sostuvo que el objetivo central del recorte del gasto es alcanzar la "convergencia hacia el equilibrio fiscal, para dar una clara señal al mercado".

"Hay una decisión innegociable de este gobierno, que es converger al equilibrio fiscal", subrayó.

Según el funcionario, la Argentina "no puede seguir viviendo de prestado. Por eso, aceleramos este proceso (de reducción del déficit) para dar señales contundentes de hacia dónde vamos".

Además, dijo que para modificar las metas de déficit "hay muchos datos a tener en cuenta, como el sobrecumplimiento de las metas del primer trimestre de 2018, que nos ha demostrado que funciona nuestra política de contención del gasto, y el nivel de recaudación, que crece de manera significativa".

"Hoy hemos retrocedido al nivel de gasto que la Argentina tenía en 2013, desandando años de despilfarro. Por eso, estamos muy tranquilos con la evolución de las cuentas públicas", destacó.

También subrayó que las provincias "van a tener este año superávit primario, porque están recibiendo más recursos, y prácticamente van a lograr equilibrio fiscal en términos consolidados".

Más noticias