Economia Lunes, 10 de septiembre de 2018

La suba del dólar hirió de muerte a los créditos UVA

El incremento en los precios de los inmuebles espanta a los potenciales interesados. Por la inflación hay cuotas que treparon de $6.642 a $8.135.

El aumento sostenido del dólar no sólo trajo malas noticias en cuanto a la suba de precios en algunos productos, como los combustibles, sino que afectó también a aquellas personas que estaban interesadas en acceder a un crédito UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) para construir o comprar una vivienda. A pesar de que las cuotas se indexan por inflación, los precios de las casas en general están dolarizados y se dispararon en los últimos meses.

El movimiento en Mendoza respecto de la solicitud de préstamos con garantía hipotecaria ajustable por UVA está prácticamente detenido. Al hecho de que los costos de las viviendas y de la construcción se elevan con el alza del dólar, se suma que las tasas de intereses fijas nominales anuales también subieron respecto de principio de año, en promedio, entre 5% y 10%.

De esta manera, muchos de los que pensaban encarar un nuevo proyecto decidieron esperar a que la situación y los precios se estabilicen.

Sin embargo, no son sólo los que querían solicitar un crédito los perjudicados, ya que aquellos que ya lo tienen también están sufriendo las consecuencias, en este caso con el aumento en sus cuotas mensuales.

Es cierto que los créditos UVA se indexan por inflación y no por el valor del dólar, sin embargo, que aumente la cotización de la moneda estadounidense produce que también se incremente la inflación.

Una persona que sacó un préstamo a principios de enero de 2018 actualmente está pagando 22% más de cuota mensual, y si las estimaciones de algunos economistas son acertadas, en diciembre esa cifra ascenderá casi hasta el 40%.

Teniendo en cuenta que la afectación máxima del sueldo declarado de las personas que tomen los préstamos no puede superar en ningún caso el 30%, también debería haberse producido a lo largo del año un incremento de los haberes porcentualmente similar al de la inflación para poder afrontar los costos.

Es decir, si una persona tomó un crédito por $1 millón en enero de 2018, debía acceder a un sueldo mínimo de $22.150 para hacer frente a una cuota de $6.642, y en el caso de que la inflación efectivamente llegue a 40%, ese sueldo debería crecer hasta los $31.000 para pagar los $9.297 de cuota mensual.

Esta seguidilla de aumentos, tanto en el dólar como en la cifra de inflación, teniendo en cuenta que el estimativo anual propuesto por el Gobierno nacional primero era de 10%, luego de 15% y después de 20%, y que esos números ya fue superados, produjo que los mendocinos dejen de interesarse por los préstamos UVA, según indicaron fuentes de distintos bancos de Mendoza.

Más noticias