Economia Jueves, 6 de septiembre de 2018

El aumento de la carne obliga a buscar cortes más baratos

Las góndolas mostraban una suba cercana al 10%. La molida es lo que más se pide y ofrecen una de calidad intermedia.

La crisis económica que se vive ha empujado a los mendocinos a buscar los cortes más baratos y rendidores a la hora de comprar carne. La molida es hoy lo más demandado, ya que es ideal para armar varias opciones a la hora de sentarse a la mesa.

Desde el miércoles, al igual que todos los cortes de carne, la carne picada sufrió un aumento de entre 10% y 11%. Por ejemplo la especial, que estaba a $120, ahora se paga $150. Ahora se ofrece, además, una molida intermedia.

La gente busca ofertas, y cada vez compra lo justo y necesario. Si antes compraba dos kilos de carne para bifes, ahora pide lo que va a consumir y no deja sobrantes, porque la plata no alcanza. Este panorama es el que hoy pintan los encargados de carnicerías de barrio y los supermercados consultados por Diario UNO.

Si bien los argentinos somos grandes consumidores de carne, en estos tiempos hay caras largas detrás del mostrador. "Mire, no hay nadie, cuando siempre a esta hora, el mediodía, no dábamos abasto. Se vendía un promedio de 800 kilos de carne por mes, y el mes pasado sólo llegamos a los 235 kilos", se queja Agustín, dueño de una carnicería de la calle Lisandro Moyano de Las Heras.

La situación del sector no pasa por su mejor momento, ya que la gente ha bajado el consumo de carne, y se nota cuando visita una carnicería o el sector de carnes de algún supermercado. Así y todo, el precio aumentó ayer y nadie se arriesga a decir que no volverá a subir muy pronto.

"Tenemos dos problemas: los aumentos que hay en el mercado y la suba de los combustibles, algo que también influye de manera directa. Se habla de un incremento más o menos del 10% para los carniceros. Eventualmente podría irse a $100 o $105 pesos el kilo de la media res. Ahí cada carnicería va a tener que sacar sus números y aumentar un poco más los precios que tiene", dijo a Radio Nihuil Rubén Pontel, integrante de la Cámara de Matarifes abastecedores de Mendoza.

Menos consumo

José Rizzo, miembro de la Cámara de Abastecedores, dijo que hay una retracción en el consumo de carne, y que en algunos casos el pollo es más económico "aunque arrastre un incremento interanual del 50%, con respecto a igual período en 2017".

Otro dato que destacó, fue que además de comprar molida, la gente ha dejado de adquirir cortes con hueso. "Ha mermado su venta porque no rinde, la gente compra carne. El hueso o la costilla en el asado es rico pero no rinde. Por eso esta más barata y ha bajado, a $139, mientras antes el precio era de $160 pesos", dijo Rizzo.

Varios aspectos

El dirigente dijo que entre los costos que el sector debe afrontar están una fuerte carga impositiva, el aumento de los servicios como la electricidad, el gas, y ahora con el dólar los gastos se duplicaron. "Los insumos, los repuestos, el acero inoxidable, las sierras, los motores de las heladeras, los equipos de frío, todo es importado y lo pagamos a precio dólar", indicó.

Además los ganaderos manejan una dieta a base de maíz que es un commoditie que se cotiza en dólar. "Si aumenta el maíz, aumenta el alimento del animal, ya sea de la vaca, el pollo o el cerdo. Es decir, que es una cadena de costos. Lo que queremos es que esto se normalice, no queremos aumentar los precios", señaló Rizzo.

Factores que influyen

El precio del dólar y los vaivenes de la economía, sobre todo de este último mes, han impulsado la especulación de algunos negocios que no exhiben el precio en las góndolas ni en los carteles. Incluso hay algunos supermercados que directamente no tienen mercadería para vender por estar esperando qué pasara en los próximos días con los precios.

Más noticias