Cholunotas Lunes, 8 de octubre de 2018

Lizi Tagliani conoció momentos de su infancia

La actriz y humorista estuvo de gira por el norte del país con la obra Mi vecina favorita y una persona le entregó fotos de ella de bebé junto a su padre en aquella provincia.

Lizi Tagliani es una de las figuras del momento, no solo por su carisma y diversión natural sino porque detrás del personaje televisivo hay una fuerte historia de vida.

La actriz y humorista fue muy importante en el programa que realizó junto a Marley, y su pequeño hijo Mirko, en el que recorrían parte del mundo.

Además, Lizi ha sido parte de la cartelera de calle Corrientes durante los últimos años con obras que han sido un verdadero éxito en taquilla y también se destacaron por su producción.

También cabe mencionar que partició y fue una de las figuras más divertidas en Bailando por un sueño. Junto a Marcelo Tinelli generaron una dupla en la que Tagliani ganaba cada vez más minutos de aire y en dónde el público la aplaudía en el estudio.

Pero la vida de Tagliani no ha sido fácil, no solo por su condición de transexual que le ha hecho superar muchos obstáculos en su vida, según ha contado, sino que también su familia, en especial su padre biológico, no han estado presentes en la vida de la artista.

Ahora, Lizí contó la verdadera historia sobre su infancia en la provincia de Chaco y su papá biológico. Luego de 48 años, la humorista descubrió cómo habían sido sus primeros días de vida en la realidad.

"Me fui al Chaco a hacer gira con Mi vecina favorita. Allá apareció alguien con fotos mías de bebé, diciendo que me conocía. Mi mamá vino joven a Buenos Aires para que no me dieran en adopción y todo lo que hacían en aquel momento cuando una mujer soltera daba a luz. Por las fotos me di cuenta que el primer año de vida lo pasé en el Chaco", reveló la humorista en el ciclo radial Agarrate Catalina.

Y agregó: "Fui recorrer Chaco y me di cuenta que había cosas que conocía y que había pasado por ahí. Pregunté y resultó ser que mi madrina vivía a media cuadra de donde yo estaba. Me encontré con ella, hablé por teléfono con unas chicas que me contaron cosas de mi papá biológico, fue lindo encontrarme con mi historia".

Lizy, que conocía a su padre por un apodo, descubrió que en realidad ese era su apellido. El hombre, que ya falleció, se encargó de entregarle esas fotos a una persona -de quien no quiso revelar el nombre- para que se las diera a la artista cuando hubiera posibilidad: "Las guardó 48 años hasta que me encontró. Me reconoció por las fotos que ponen en los portales. No hablamos mucho".

Al respecto de los motivos de tanto hermetismo sobre la verdadera identidad de su padre, explicó: "Él no vive y su familia no sabe que existo. No tengo la necesidad imperiosa de que se sepa ni de hacerle pasarle un mal momento a nadie. Viví 48 años con eso así que creo que los que tienen que elaborarlo más son ellos".

"Con mi mamá siempre fui una persona muy feliz, pero tenía la imagen de un tipo que no le importaba un huevo si tenía un hijo o no. La indiferencia, si bien no me afectó jamás en mi vida, fue muy dolorosa. Pero para mí, ese gesto de saber que conservó fotos mías y se las dio a alguien para que las guarde, es sinónimo de cierto interés o saber que en algún lado de su corazón yo estaba presente. Con eso me alcanza", cerró una de las protagonistas de Mi vecina favorita, obra éxito de calle Corrientes que está realizando giras en el país.

Más noticias