Beijing 2022

Un regalo especial destaca un arte único

La calabaza de botella pintada al fuego de Niu fue entregada al presidente de la Comisión de Coordinación del Comité Olímpico Internacional para Beijing 2022

Niu Chengguo estaba más que orgulloso y emocionado cuando supo que su regalo hecho a mano había sido bien recibido por un invitado internacional especial a fines de enero.

La calabaza de botella pintada al fuego de Niu fue entregada al presidente de la Comisión de Coordinación del Comité Olímpico Internacional para Beijing 2022, Juan Antonio Samaranch Jr., durante su visita a la Villa Olímpica en el distrito de Chaoyang de la capital. “Muchas gracias”, dijo. “Cuidaré este regalo especial”.

Las obras de calabaza de botella de Niu presentan elementos de flor de ciruelo, orquídea, bambú y crisantemo, cuatro de los temas favoritos de conocidos pintores y calígrafos chinos a lo largo de la historia. Las cualidades importantes de fortaleza, fragancia y tenacidad, cada una de las cuales se asemeja a las características de una fuerte voluntad y capacidad de superar las dificultades, también se han atribuido a las cuatro plantas.

La calabaza de botella entregada a Samaranch presentaba orquídeas, que simbolizan la riqueza, la paz, la buena fortuna y la buena voluntad. “Tuvimos muchos diseños al principio, pero nos decidimos por ese para mostrar la cultura tradicional china, el espíritu humanista y las virtudes chinas”, sostuvo Niu.

La parte superior de la calabaza de botella se convirtió en una cabeza de dragón, que simboliza la nación china, y un nudo rojo anexo promueve la suerte, señaló Niu, proveniente del distrito de Shunyi, en el noreste de Beijing. Niu, de 56 años, se dedica al arte de la calabaza desde hace más de 40 años. El arte fue nombrado patrimonio intangible local por el gobierno de Beijing en septiembre.

Las calabazas de botella han sido consideradas de buen augurio durante mucho tiempo por los chinos. Su forma las convirtió en un contenedor ideal en el pasado. En la antigüedad, muchos médicos usaban calabazas de botella para guardar medicamentos y las colgaban en el frente de sus clínicas. La calabaza se convirtió así en un símbolo de la medicina tradicional china, que denota la presencia de sus practicantes. Además, como la calabaza de botella tiene muchas semillas, se ha convertido en un tótem que es un buen augurio para una descendencia próspera y abundantes cosechas de granos.

El pirograbado de la calabaza de botella es el arte de decorar calabazas quemando un diseño en la superficie. La técnica se remonta a más de 2.200 años atrás, a la dinastía Qin (221-206 a. C.), pero no fue hasta el final de la dinastía Ming (1368-1644) que el arte se aplicó por primera vez en las calabazas. El pirograbado de calabaza se abrió camino desde el mundo popular hasta la corte real durante la dinastía Qing (1644-1911), donde estos artículos se volvieron coleccionables.

Expertos artesanos han aplicado el pirograbado para convertir calabazas ordinarias en exquisitas obras de arte. Niu representa la cuarta generación de su familia que continúa con la práctica. Su predecesor comenzó a usar una herramienta de pirograbado libre de humo hecha por él mismo para sus creaciones artísticas, lo que causó sensación en ese momento en Beijing.

Niu considera que los logros de su generación van un paso más allá de los de su abuelo. Durante su tiempo en el servicio militar, descubrió que las planchas eléctricas se pueden usar para marcar patrones en calabazas de botella. “Marcar imágenes en calabazas de botella tiene un encanto primitivo”, señaló Niu.

Más tarde, Niu adquirió habilidades de bellas artes y caligrafía y las integró con pirograbado de calabaza de botella. “Me gustaría mostrar el confucianismo, el budismo y el taoísmo de China en mis obras para aumentar el valor cultural y artístico de la calabaza de botella pintada al fuego. También ayudaría al patrimonio cultural inmaterial a encontrar su lugar en la nueva era”.

Temas relacionados: