Diario Uno afondo

Masacres, suicidios, asesinatos o agresiones. Tristes finales para una problemática social que se incrementa día a día.

Estos son los macabros casos de bullying que terminaron en tragedia

Por UNO

“Bullying” fue una palabra que los argentinos tristemente conocimos en el 2004. Desde Carmen de Patagones, un pueblo seguramente ignoto para muchos, nos llegaba una noticia aterradora que, hasta ese momento, sólo habíamos conocido como ficción.

El caso se conoció como “La masacre de Carmen de Patagones” y fue protagonizado por Junior un joven de 15 años que mató a tres compañeros e hirió a otros cinco. Cuando la conmoción de toda la población cedió, comenzaron a aparecer algunas versiones que indicaban que Junior había sufrido de constantes abusos por parte de sus compañeros durante muchos años.

Dos años antes, esta misma historia nos llegaba desde las pantallas de los cines a través del documental Bowling for Columbine. Este film trataba de retratar la historia de la masacre acontecida en 1999 en una escuela secundaria del estado de Colorado.

Eric Harris (18) y Dylan Klebold (17) mataron en total a 13 personas y dejaron heridos a 25 alumnos más, luego se suicidaron. Según habían reportado anteriormente en una página web ambos chicos sufrían incesantes burlas y golpizas.

Si bien, gran parte de la comunidad asegura que los abusos en las escuelas siempre han existido y forman parte de la “cotidianeidad”, los casos en los que tanto víctima como victimario han tenido desenlaces terribles y violentos se hacen más habituales al pasar los años.

Por ejemplo, en Perú, en lo que va del año, siete niños ya ha decidido terminar con su vida cansados de los agravios de sus compañeros.

Por su parte, en Chile un niño de 9 años terminó sufriendo de muerte cerebral luego de que otro alumno lo golpeara, como todos los días, y lo hiciera caer de tal forma que la víctima termino enterrándose un lápiz en su ojo.

Mendoza no se queda excluida de esta situación. Hace algunos meses, una alumna de la escuela Patricias Mendocinas amenazó con quitarse la vida si no la cambiaban de escuela ya que sus amigas la molestaban por su color de piel.