Una de las herencias preferidas de los argentinos es una gran fusión entre Italia y España

Entre las recetas deliciosas que acompañan nuestros días tanto en desayunos, media tarde o también como postre se encuentra ésta, que para mí es una increíble fusión entre dos culturas con historia gastronómica que marco al mundo entero. Quien trae a nuestras tierras esta delicia son los italianos, el relleno de la tarta en nuestro país cambió debido al gusto de los españoles quienes cambiaron por frutas y comenzaron a utilizar dulces de membrillos y batatas.

En la ciudad de Venecia mucho antes del año mil, precisamente en el siglo VI esta receta se usaba tanto para platos dulces como salados ya que su preparación era neutra.

La llegada de la caña de azúcar desde Siria y Egipto después del siglo X permitió que comenzaran a jugar con nuevos ingredientes y a desarrollar nuevos dulces.

El nombre de frola en español significa quebrada, un término muy utilizado en lenguaje gastronómico.

 Embed      

Esta tarta podíamos encontrarla rellena de damascos, duraznos, frutos rojas. Los membrillos son una fruta popular en los países de Medio Oriente y en España. Los españoles, lo han hecho propio al haber convivido con la cultura árabe por mucho tiempo. Y Los  inmigrantes procedentes de Medio Oriente y de España fueron quienes nos hicieron conocer este delicioso plato y de forma inmediata terminamos adoptándolo y paso a ser parte de nuestra cultura.

Aquí les dejo la receta que siempre utilizo que es de Doña Petrona

Ingredientes:

Harina 0000 300 gr

Manteca 150 gr

Yemas 3 unidades

Azúcar 4 cucharadas

Bicarbonato ½ cucharadita

Membrillo 400 gr

Paso a paso:

Sobre la mesada o un bowl volcar la harina y hacer un hueco en el centro para incorporar la manteca a punto pomada.

Agregar las yemas, la esencia, azúcar y el bicarbonato.

Unir todo si es posible con un cornet o utensillo para evitar que se nos funda la manteca.

Formar un bollo, cubrir con film y dejar reposar en la heladera por unos 30 minutos.

Pasado ese tiempo, estirar la masa y colocarla sobre un molde enmantecado, cortar los sobrantes y reservar nuevamente en la heladera mientras preparamos el relleno.

Poner el dulce en una cacerola con media taza de agua caliente o algún vino blanco, llevarlo a fuego medio y ayudar con un tenedor a romper el dulce hasta que quede liso.

Vertemos el dulce sobre la masa, podemos hacer las clásicas tiras o enrejado sobre la pasta frola o darle forma de fideos si no tienen mucha paciencia.

Llevar a horno durante 35 minutos a unos 180 grados centígrados, dejar reposar y disfrutar.

Buen provecho y disfruten de cocinar en casa

Instagram: pablomariglianochef

Fan page Facebook: recetas fáciles chef Pablo Marigliano

Te puede interesar...