Diario Uno > Tecnología

Haití moviliza las redes sociales

Ya es habitual desde hace un tiempo que las redes sociales de Internet desempeñen un valioso papelinformativo en grandes asuntos y tragedias internacionales. Las protestas en Irán son emblemáticas

en ese sentido. El drama de Haití representa la gran afirmación de otras posibles facetas de

Te puede interesar...

utilización de esos foros: como grandes catalizadores de ayuda financiera e insustituibles

herramientas para la localización de personas. Más de 100.000 personas han adherido ya al foro

abierto en Facebook para facilitar la circulación de información sobre el desastre; el músico

Wyclef Jean ha recaudado ya cientos de miles de dólares gracias a sus llamadas a la ayuda a través

de Twitter; y hasta el Comité Internacional de la Cruz Roja ha habilitado una página web que

facilita el contacto entre buscados y buscadores.

Ello naturalmente no borrará de la faz de la tierra la tremenda imagen de personas que

deambulan en búsqueda de sus queridos perdidos y se atestan en centros públicos alrededor de

grandes pizarras o paredes con fotos y nombres que siempre acompaña las catástrofes naturales que

azotan los países en vías de desarrollo. Sin embargo, el avance es extraordinario. Miles de

personas residentes en el extranjero están registrando en la web de la Cruz Roja el nombre de los

familiares haitianos de los que no tienen noticia. A la vez, los supervivientes empiezan a publicar

sus nombres en esa misma página, tranquilizando así a los suyos. Más de cincuenta de ellos ya se

han inscrito en ese gran archivo internaútico, con acceso inmediato y global, que presumiblemente

tomará mucho cuerpo en los próximos días.

Facebook y Skype, por otra parte, han puesto fin a largas horas de pánico sufridas por

muchas personas con familiares en Haití de las que no lograban tener noticias. Las conexiones de

telefonía móvil y fija estuvieron prácticamente colapsadas durante las primeras 48 horas desde el

seísmo, y algunos residentes de Haití lograron dar señales de vida sólo a través de Internet.

Asimismo, mientras decenas de reporteros de medio mundo intentaban vencer grandes

dificultades para acceder al país devastado, algunos residentes utilizaron Twitter para componer un

mosaico de relatos y observaciones que constituyen muy dignas crónicas de lo acontecido. Troy

Livesay es quizá el que más repercusión ha tenido.

Google Earth también ha querido hacer su parte, actualizando las imágenes tomadas por

satélites de las zonas afectadas, para que los usuarios puedan verificar el estado de los inmuebles

en las zonas de su interés. Las tecnologías más familiares, como los teléfonos móviles, también

siguen ayudando: una mujer canadiense sepultada bajo los escombros logró enviar un mensaje sms

ordinario al Ministerio de Asuntos Exteriores de Ottawa con las coordenadas geográficas exactas de

su ubicación. Los funcionarios canadienses rebotaron inmediatamente la información a los

diplomáticos destacados en Haití. Estos fueron a buscarla. El ministro de Asuntos Exteriores,

Lawrence Cannon, declaró que le constaba que la mujer había sido puesta a salvo.