Es inminente el inicio de los trabajos de protección del Camino del Inca, que conduce a Uspallata. Se trata de obras de seguridad hidrológica en un cauce aluvional que pasa muy cerca de lo que se conoce como el Sistema Vial Andino-QhapaqÑan, un sitio arqueológico de más de 600 años y que es considerado Patrimonio de la Humanidad. Las tareas demandarán dos meses.

La tarea consiste en un importante movimiento de suelo y acumulación de grandes rocas, con el fin de lograr un desvío y nuevo trazado de un cauce aluvional que pasa a unos 16 kilómetros al sudoeste de la villa cabecera de Uspallata. Con la ayuda de maquinarias viales, se correrán unos 600 metros del lecho del cauce hacia la margen derecha.

Los trabajos surgen de un acuerdo interministerial entre Planificación e Infraestructura y Cultura y Turismo. La Dirección de Patrimonio Cultural y Museos es la autoridad de aplicación y quien lidera el proyecto y es responsable de aportar los recursos económicos (alojamiento de maquinistas, viandas, combustibles, entre otras cosas). La Dirección de Hidráulica complementará estos trabajos con logística técnica y maquinarias.

Se hará una inversión oficial aproximada de 3 millones de pesos para proteger un sitio arqueológico que es considerado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, dado que se trata de los tramos finales del mundialmente conocido Camino del Inca.

De esta manera, y en oportunidad de que ocurra algún aluvión importante durante la época estival, sobre todo en la zona de Uspallata, el sitio arqueológico ubicado en lo que se conoce como el tramo Ranchillos del Sistema Vial Andino, estará resguardado de posibles daños a causa de la fuerza del agua.

“Esta obra la vamos a realizar junto con el Ministerio de Cultura y Turismo, para que podamos lograr los mejores resultados. Se trata de una intervención muy necesaria que apunta a proteger un lugar que tiene muchos años de historia y es Patrimonio de la Humanidad. No queremos correr riesgos ante posibles crecidas del río”, señaló al respecto la directora de Hidráulica, Yamila Arnosti.

La funcionaria destacó la importancia de los trabajos que se realizarán, y los justificó a raíz de una “gran cantidad de solicitudes que vienen haciendo los habitantes de la zona de Uspallata”, dado que tienen un sentido de pertenencia muy grande con este tipo de sitios arqueológicos, sobre todo por tratarse de un camino que fue hecho por una cultura tan ancestral como la Inca.

Mendoza, parte del Patrimonio de la Humanidad

La red vial del Tahuantinsuyo es un sistema de caminos de enormes distancias construidos por la civilización incaica, que vincula la ciudad de Cusco, en Perú, con el resto de los países sudamericanos que son atravesados por la Cordillera de los Andes.

Es considerado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, debido a la magnitud de la obra Inca, a lo largo de más de 30 mil kilómetros de rutas, y de los casi 5.200 kilómetros del trazado principal, que se extiende desde Perú hasta la Argentina.

Mendoza cobija varias hectáreas de ese imponente camino realizado exclusivamente por la mano del hombre. Se trata del tramo que va desde la Ciénaga de Yalguaraz, ubicada en el límite con San Juan, hasta Puente del Inca, pasando por lugares como San Alberto, Tambillos y Ranchillos.

Seguir leyendo