Diario Uno > Sociedad > Industria

Invento local para la industria del vino elimina el Covid en seco

Los creadores son jóvenes ingenieros que trabajan en la industria. Lo idearon en pos de un método para eliminar el Covid sin cambiar las propiedades de los químicos

Agustina Galiana (27), Leandro Dinnocenzo (30) y María Victoria Martínez Daruich son jóvenes ingenieros que crearon, por iniciativa propia, un equipo de desinfección que elimina el Covid-19 en seco en cinco minutos. El aparato que se utiliza irradia luz ultravioleta, y tiene la capacidad de eliminar en un 99%, el coronavirus y otros microorganismos del aire y superficies.

Si bien lo idearon para la industria vitivinícola para la que ellos trabajan, actualmente ya lo están fabricando para otras instituciones, como el hospital Notti y algunos consultorios médicos.

Te puede interesar...

Cómo surgió la idea

Agustina contó que junto a sus compañeros se desempeñan en una de las bodegas más importantes de Mendoza. Por ser trabajadores de la industria alimenticia pasaron toda la época de aislamiento cumpliendo su labor en modo presencial, con el mismo temor que todos los trabajadores esenciales lo hicieron.

Lo que nos planteábamos era que necesitábamos un método de desinfección en seco para eliminar los microorganismos del covid, ya que todos los desinfectantes líquidos podían producir cambios en los químicos que utilizamos en la industria vitivinícola Lo que nos planteábamos era que necesitábamos un método de desinfección en seco para eliminar los microorganismos del covid, ya que todos los desinfectantes líquidos podían producir cambios en los químicos que utilizamos en la industria vitivinícola

Si bien la jornada laboral de Agustina, Leandro y María Victoria es larga, después de la salida del trabajo se reunían a idear este método.

"Nos decidimos a probar con la luz ultravioleta porque es un sistema que se utiliza en el mundo para desinfectar, pero que en Argentina no está demasiado difundido", contó Agustina.

La joven destacó, además, que la creación de este método fue una iniciativa personal tanto de ella como de sus compañeros, y que incluso en la bodega para la que trabajan se quedaron sorprendidos de su invención.

El funcionamiento

Entonces, proyectaron dos tipos de artefactos diferentes: uno móvil y otro fijo. El móvil cuenta con ocho lámparas y se traslada sobre un carro con ruedas y el fijo puede usarse para desinfectar el aire, a través de un sistema de filtros que funciona en forma similar a un aire acondicionado y también puede liberar de virus superficies como mesas, sillas o pisos.

En el caso de la desinfección de superficies, la luz ultravioleta no tiene que irradiarse sobre las personas, ya que puede tener efectos colaterales. Por este motivo, los jóvenes idearon un sistema de comando remoto, que puede activarse por medio de un teléfono celular.

En el caso de la desinfección del aire, como funciona con filtros, no es peligrosa para las personas. Esta ha sido la razón por la que ya centros comerciales y reparticiones públicas se han interesado en el invento.

Agustina explicó que el tiempo de irradiación para que la superficie quede desinfectada depende de la distancia a la que encuentre el objeto. Para un objeto que se encuentra a medio metro, el tiempo de desinfección es de un minuto, y para un objeto que está a tres metros de distancia, es de 21 minutos. Un objeto que se encuentra a un metro y medio de distancia, demora cinco minutos en ser desinfectado a través de este sistema.

En cuanto a la inversión que hay que realizar, el valor del equipo móvil es de $80.000, pero al ser de industria nacional, la amortización se hace en poco tiempo y el mantenimiento es de bajo costo.

Por la invención de este artefacto, los jóvenes recibieron una distinción de la Cámara de Diputados de Mendoza, por iniciativa de la diputada Claudia Bassin.