Arqueólogos realizaron un descubrimiento impactante en el yacimiento de l’Alcúdia, Elche, en el sureste de España. Se trata de la primera gran ciudad ibérica en la región de Contestania, que abarca partes de las actuales provincias de Alicante, Murcia, Albacete y Valencia.

metropoli.jpeg
El descubrimiento se realizó tras años de trabajo.

El descubrimiento se realizó tras años de trabajo.

El hallazgo -que marca un hito en la arqueología española- se dio en el marco del proyecto "Tras la Ilici ibérica (Damas y Héroes. After the Iberian Ilici)", una colaboración entre la Universidad de Alicante y la Universidad de Murcia. Desde el inicio de las excavaciones en 2017, los investigadores desenterraron algunos restos que datan del año 500 a.C., entre los que se encuentra la conocida Dama de Elche.

La ciudad abandonada

►TE PUEDE INTERESAR: El descubrimiento que arroja luz sobre el misterio más grande de la arqueología

"El área era conocida por la magnitud de algunos hallazgos, entre los cuales la escultura de la Dama de Elche destaca sin duda. Sin embargo, necesitábamos encontrar los restos arquitectónicos que explicaran la importancia de los grupos ibéricos asentados allí y que nos permitieran conocer cómo era la sociedad de la época", explicó Alberto Lorrio, profesor de Prehistoria en la Universidad de Alicante.

dama-de-elche.jpeg
La Dama de Elche.

La Dama de Elche.

El descubrimiento de ocho habitaciones que formaban parte de casas adosadas a la muralla fundacional confirma que La Alcudia fue hogar de la primera gran ciudad de Contestania. “El enclave descubierto en l’Alcúdia es la primera metrópoli, la primera gran ciudad ibérica de la Contestania, y la más antigua. No hay otra de esta magnitud más antigua”, señaló el profesor de Historia Antigua de la Universidad de Murcia, Héctor Uroz.

pared.jpg
Se sigue investigando para encontrar más datos sobre esta milenaria ciudad.

Se sigue investigando para encontrar más datos sobre esta milenaria ciudad.

Un descubrimiento bien preservado

Se cree que los antiguos habitantes decidieron abandonar la zona debido a las frecuentes inundaciones que se producían, lo que contribuyó a la excelente preservación de los restos. Antes de partir, llenaron el interior de las casas, lo que ayudó a preservar los edificios y permitió a los arqueólogos descubrir técnicas de construcción inusuales, como el uso de barro moldeado o paredes de adobe.

►TE PUEDE INTERESAR: El descubrimiento milenario que hizo un adolescente en el desierto

Con la fase de excavación completada y el sitio ahora cubierto para su protección, los investigadores comenzaron la fase de análisis de laboratorio de las piezas encontradas. En la próxima parte de la investigación, la excavación de las viviendas se extenderá hacia el interior del asentamiento para obtener una visión completa de las fases ibéricas más antiguas.