Jueves, 2 de marzo de 2017

Homicidio en Las Heras: lo mataron por defender la casa de su suegra

Es la hipótesis que explicaron los familiares de Jonathan Pescara (27), ultimado de un disparo en el barrio Belgrano.

Un solo disparo terminó con un final trágico que tranquilamente podría haber sido anticipado días atrás. La vida de Jonathan Ramón Pescara (27) finalizó la tarde de este miércoles tras ser atacado por un grupo de jóvenes luego de que intentara defender a su suegra, según comentaron desde el entorno de la víctima fatal.

Jony Pescara vivía en una esquina que delimita el barrio Belgrano con la zona conocida como Cinco Mil Lotes, en Las Heras. Allí habitaba en una humilde vivienda junto a su pareja y sus tres hijas. Su vecina más próxima era la madre de su concubina, quien vivía junto a otros familiares.

Según recordó la suegra de Pescara, todo comenzó días atrás cuando uno de sus nietos -no es hijo de la víctima fatal-, de 12 años, tuvo un cruce con otro grupo de jóvenes por una chica. Esta banda antagónica solía acudir constantemente a la vivienda para buscar revancha violenta con el chico.

En una de las ocasiones, los atacantes comenzaron a arrojar piedras contra la vivienda e intentaron ingresar por el frente y la parte trasera. Pescara advirtió la situación y le envió un mensaje de texto a uno de sus primos para intentar defender la propiedad de la madre de su novia. "Ese día lo golpearon mucho y le dejaron la cabeza como un globo. Los que le pegaron estuvieron diez días detenidos pero después los largaron", recordó la mujer.

"Nosotros hicimos tres denuncias pero nunca nos dieron bola. Un día hicieron un allanamiento en la casa de uno de ellos -en referencia a los agresores- y se lo llevaron detenido pero fue por un tema de drogas. Ellos creían que le habíamos batido la cana y empezaron a buscarnos", continuó con el relato.

Lo concreto es que este miércoles, minutos después de las 18, Jony Pescara salió de su casa en dirección a un kiosco. El hombre, que se dedicaba a la construcción y según los vecinos no era conflictivo, compró una cerveza y regresó a su casa.

En ese momento fue interceptado por este grupo de personas con las que su familia tenía problemas constantemente. Justo en la esquina frente a su vivienda cayó tendido. Minutos después ingresó al Hospital Carrillo en un auto particular, aunque los médicos no pudieron hacer más que constatar su muerte por una bala que le perforó el pecho. En la esquina quedó la mancha de sangre junto al envase de cerveza.

Personal policial acudió al lugar y trasladó a su pareja hasta la Comisaría 36, en busca de confirmar la identidad de la víctima fatal. Rápidamente, los sabuesos policiales obtuvieron los nombres de tres principales sospechosos gracias a comentarios de testigos y gente de la zona.

El fiscal Carlos Torres -subroga a su colega de Homicidios Gustavo Pirrello- comenzó a liderar la investigación pero, según trascendió, los tres presuntos autores del hecho habían escapado de sus domicilios cuando irrumpió personal policial.

En el lugar del hecho trabajó Policía Científica y hasta fue necesaria la presencia del Cuerpo de Infantería, debido al ataque con piedras hacia los policías por parte de algunos habitantes de la zona.

Más noticias