Desde afuera parecía una casa totalmente convencional. Algunos sabían que era un templo religioso. Pero nadie se imaginaba que la fe era una excusa para una red de trata de personas. El operativo nacional contra el movimiento Filadelfia, que fue anunciado con bombos y platillos por las autoridades, también tuvo su pata local.

Casi 30 allanamientos se realizaron en la jornada del miércoles en simultáneo en distintos puntos del país. Y Mendoza no fue la excepción. Los móviles de la regional local de la Policía Federal llegaron hasta el templo que si bien ahora lucía como una casa sin ninguna cartelería, meses atrás su fachada tenía otro color y un cartel que decía "Iglesia Filadelfia. Reuniones día domingo 18 hs".

Te puede interesar...

Filadelfia antes.jpg

Ubicado sobre calle Elpidio González, a metros del carril Ponce, en Rodeo de la Cruz, las autoridades irrumpieron en el lugar donde no se logró detener a nadie, pero sí rescatar a cinco víctimas de trata de personas. No estaban encerrados en calabozos, pero sí en sus mentes.

Embed

Los "fieles" del movimiento Filadelfia se enajenaban de tal forma que entregaban sus autos, sus casas y hasta sus bebés a la secta religiosa. Incluso algunos se convertían en esclavos sexuales y sufrían reiterados abusos sexuales, según sostiene la investigación nacional que derivó en otros allanamientos en Buenos Aires, Salta, Tucumán, Neuquén y Entre Ríos.

En el templo de Guaymallén también se secuestraron documentación que puede contribuir al avance de la causa federal, según confirmaron los sabuesos policiales.