Policiales Martes, 23 de febrero de 2016

El hermano de Cori Arce señaló a los acusados como los asesinos

Cinco testigos presencial del homicidio del joven de 19 años declararon este martes. Una muerte teñida por la guerra de bandas.

Este martes declararon los testigos más importantes de la causa que investiga el asesinato de Rodrigo Cori Arce (18), quien fue baleado en el barrio Lihué en un crimen teñido por la guerra de bandas en esa zona de Guaymallén. El hermano de la víctima fatal complicó a los dos imputados, Maximiliano Escobar (24) y Alejandro Morales (25).

Fueron cinco las personas que pasaron por la Segunda Cámara del Crimen y relataron su versión sobre el hecho ocurrido el 29 de marzo de 2014 en la manzana M de esa barriada. Cerca de las 21.30, Cori Arce se encontraba junto a un grupo de amigos, entre ellos uno de sus hermanos.

Los jóvenes se habían dirigido hasta el lugar para buscar a otro muchacho, quien no se encontraba en su vivienda. En la vivienda vecina había un grupo de personas comiendo un asado. Estos fueron los otros cuatro testigos que se presentaron en el debate.

Según reconstruyeron los declarantes, en la calle frenó una moto que estaba ocupada por dos muchachos. El que iba de acompañante se bajó del rodado y le apuntó con un revólver a la cabeza a uno de los presentes. El conductor le dijo que estaba equivocado de persona.

En ese momento, los agresores observaron al Cori Arce junto a sus amigos y comenzaron a efectuar disparos contra el grupo, hiriendo en la cabeza al muchacho de 18 años.

Si bien las declaraciones fueron bastante congruentes en cuanto a la mecánica del hecho, ninguno de los cuatro vecinos pudo señalar o identificar a los autores del hecho.

En cambio, el hermano de Arce sí pudo individualizar a los asesinos y aseguró ante las partes que Escobar era quien conducía la moto y Morales fue quien realizó el disparo.

El debate continuará este miércoles con la declaración de un testigo propuesto por la defensa y es posible que los acusados decidan ampliar su versión. Si todo marcha en orden, se espera que el jueves se realicen los alegatos y a fines de semana se defina el juicio.

Historia de venganzas

Según reconstruyeron los investigadores, Cori Arce fue asesinado por Escobar y Morales. Ambos tienen una estrecha relación con Estela Flores, una mujer de 39 años conocida como Manzanita y detenida por ser sindicada como líder en la venta de estupefacientes en el barrio.

Al momento del hecho de sangre, Morales era pareja de la mujer y Escobar tenía una relación con una de sus hijas.

Los pesquisas creen que Arce fue asesinado porque era testigo de un ataque armado donde murió Leandro Mugriento Barrera (20) y fue herido su hermano Lucas (19). El presunto autor de este crimen es el Champol, un menor de 17 años que es hijo de Manzanita y tiene varios hechos de sangre sobre su espalda.

Más noticias