Diario Uno > Policiales

Conducía ebrio, atropelló a un joven motociclista y lo mató

Por Catherina Gibilarocgibilaro@diariouno.net.ar

Te puede interesar...

Otra vez el estado de ebriedad de un conductor provocó una muerte. En este caso fue un chico de 16 años que conducía una moto, quien falleció tras ser embestido de atrás por un auto en Maipú. Iba acompañado de su hermano, de 17 años, quien resultó herido, al igual que el conductor del auto, quien estaba ebrio.

Matías Freites (16) manejaba una moto Appia 110cc e iba con su hermano Mauricio, alrededor de la 1.30 de ayer. Circulaban por la ruta 7 hacia el oeste y al llegar a la calle Los Baños, en Rodeo del Medio, fueron embestidos por un Chevrolet que circulaba en el mismo sentido.

Matías salió despedido de la moto y cayó en un barranco, donde murió casi al instante.

Su hermano Mauricio y el conductor del auto sufrieron varias heridas y fueron trasladados al Hospital Central. Allí habrían constatado que el hombre que conducía el auto estaba borracho.

El cadáver del menor fue derivado al Cuerpo Médico Forense a los efectos legales, para luego ser entregado a sus familiares.

Según trascendió, un testigo había dicho a las autoridades judiciales que el conductor del Chevrolet habría intentado adelantarse a otro vehículo y fue entonces cuando embistió a la moto, que iba en su misma dirección de marcha.

Ahora falta determinar el grado de alcoholización que tenía el automovilista al momento del accidente, porque el mismo testigo dijo que el vehículo iba zigzagueando. Otro detalle no menor es determinar si en el lugar existe la doble línea amarilla, con lo cual, de haberla traspasado, su situación se vería más complicada.

Prima facie, el caso quedó caratulado como homicidio culposo, pero cuando se tengan los resultados del examen de alcoholemia en sangre, el fiscal de Instrucción de Maipú, Juan Ticheli, no descarta que podría convertirse en homicidio con dolo eventual, que tiene una pena igual a la del homicidio simple, o sea de 8 a 25 años de prisión.

Por el momento, el conductor quedó detenido y fue llevado a hacer el circuito de identificación, como suele hacerse habitualmente en el palacio policial para ver si tiene antecedentes. Y quedará en esta situación hasta tanto el fiscal decida cuál será la imputación que finalmente recaerá sobre él.

Reciente caso de dolo eventual

Este delito es cada vez de mayor aplicación en la provincia cuando un conductor maneja borracho y provoca la muerte de alguna persona. El caso más reciente es el de Adrián Ocampo (37), quien conduciendo de contramano por el Acceso Este y en estado de ebriedad provocó la muerte de padre e hija. Luego de haber pasado un tiempo en el penal Almafuerte y previo pago de una fianza de $3.000, pasó a la prisión domiciliaria y vive en una casa en Luján. Sigue imputado de doble homicidio simple con dolo eventual.

En el accidente provocado por Ocampo el 11 de febrero pasado, dejaron de existir Juan Manuel Viudez (62) y su hija Laura (39).

El Renault 19 que conducía el hombre ebrio impactó de frente contra el Peugeot 405 en el que viajaban padre e hija. A la vez, este fue chocado en la parte trasera por una camioneta Nissan Frontier, cuyo conductor no alcanzó a frenar.

El Peugeot se llevó la peor parte y quedó totalmente destruido; María Laura, quien viajaba como acompañante, perdió la vida en el acto. En tanto, su padre, Juan Manuel, fue trasladado al Hospital Central, donde falleció por la gravedad de las heridas.