Crimen de Villa Gesell

Caso Fernando Báez Sosa: así pasan los días los rugbiers en la cárcel

Los ochos rugbiers acusados por el brutal crimen de Fernando Báez Sosa esperan el juicio en la cárcel, sin visitas higiénicas, aislados y deprimidos

Por UNO

(Editado por Pablo González) Los ochos rugbiers acusados por el brutal crimen de Fernando Báez Sosa esperan el juicio en la cárcel, sin visitas higiénicas, aislados y deprimidos. A un año y cinco meses del crimen, los acusados están detenidos en la Alcaidía de Melchor Romero en La Plata.

fernando.jpg
Crimen de Villa Gesell. Fernando Báez Sosa fue asesinado por los rugbiers.

Crimen de Villa Gesell. Fernando Báez Sosa fue asesinado por los rugbiers.

Fernando Báez Sosa quién tenía 18 años cuando murió, lo asesinaron en Villa Gesell a la salida de un boliche. Los rugbiers golpearon y le patearon la cabeza hasta matarlo en patota luego de que adentro del boliche se habría originado una pelea.

Seguir leyendo

Máximo Thomsen (21), Ciro Pertossi (21), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (22), Enzo Comelli (21), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (20) y Ayrton Viollaz (22), son los ocho rugbiers imputados por “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, causa por la que estaban alojados en la Alcaldía Departamental N°3 de Melchor Romero, en La Plata.

Mientras que Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (20), los otros dos jóvenes que completaban el grupo de diez que estaban esa madrugada en Villa Gesell, no enfrentarán el proceso oral por haber sido sobreseídos en el caso, previa liberación.

Los ocho jóvenes fueron sometidos a pericias psiquiátricas y según su abogado Hugo Tomei no serán trasladados a ningún otro penal ya que se han adaptado a su nueva vida. Los ocho acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa, se encuentran deprimidos ya que no reciben visitas higiénicas y todos comparten un sólo celular y viven en celdas de tres metros cuadrados. Sólo pueden recibir llamados y mensajes de textos pero no tienen acceso a WhatsApp ni a redes sociales.

Los rugbiers no comparten celdas con otros reclusos ni otros espacios en común ya que fueron y son amenazados permanentemente por la población carcelaria. En cambio si pueden recibir visitas de familiares, amigos o novias. A pesar de esto sólo uno de los ocho recibía la visita de su novia pero desde hace meses la chica no va más.

En cuanto a la alimentación, el penal posee un sistema de viandas, pero suelen recibir yerba, galletitas, productos de higiene, cigarrillos, prendas de vestir y libros por parte de sus familiares. Todos los víveres son requisados antes de su ingreso.

El servicio de cocina entrega infusiones y pan con mermeladas como desayunos y meriendas; mientras que sirven milanesa de pollo con arroz o milanesa de carne con ensalada de repollo, tomate y lechuga, como almuerzos y cenas. También incluye pata y muslo de pollo con papas al horno y risotto. De postre comen gelatina o flan.

Al igual que el resto de los presos, los jóvenes tienen tres horas de lunes a viernes de patio, lugar en que caminan y dialogan. Ese turno al aire libre no está establecido, ya que puede tocarles tanto a la mañana como a la tarde.

Eso si, aún y permanentemente reciben amenazas e insultos de los otros presos.

Temas relacionados: