Según el último informe de Ember, una consultora independiente sobre aceleración de la transición energética, en el año 2000, las energías renovables aportaban un 19% de nuestra energía, pero hoy ya superan el 30%.

Europa es la gran locomotora en este proceso: las renovables alcanzaron un 44% del total consumido por primera vez el año pasado. Se mezcla una convicción para la descarbonización y, además, la interrupción del fluido desde los gasoductos Rusia, que les proveyó gas a bajo costo durante varias décadas.

Las emisiones del sector eléctrico del viejo continente se han reducido a la mitad desde su pico en 2007. Un quinto de las centrales de carbón se cerrarán entre 2024 y 2025. Por su parte, la generación eólica anual creció en 55 TWh, superando al suministro de gas, por primera vez.

Embed - ¿Las EMISIONES DE CO2 podrían EMPEZAR A BAJAR en 2024?

En 2024, se producirá una situación inédita: los hidrocarburos bajarán en su volumen un 2% a pesar de que la economía mundial crece y que la población humana también se incrementa. El pico de emisiones de carbono en la generación de energía ha quedado atrás. Según Ember, "2023 fue el punto de inflexión: un momento crucial en la historia de la energía".

►TE PUEDE INTERESAR: Elon Musk anunció su proyecto para dar energía renovable a todo Estados Unidos

A pesar de todo, los combustibles fósiles aún juegan un papel importante en otras áreas de la energía como el transporte, la industria pesada y la calefacción. El Energy Institute reveló que los combustibles fósiles aún constituyen las otras dos terceras partes de la generación planetaria.

Claves para apurar la transición

La cuestión del almacenamiento es crucial para las renovables. El mejoramiento de las baterías y cargadores desvelan a los investigadores.

Se espera que Europa invierta unos 584.000 millones de euros para lograr niveles de acopio de electricidad que será provista por los aerogeneradores y las placas fotovoltaicas. Eso le daría unos 200 GW de acumulación para 2030.

Si el resto de los continentes lograra un nivel de transición similar al de estas potencias occidentales, los objetivos del Protocolo de París firmado por 200 países (mantener el incremento de la temperatura media global por debajo de 1.5°C con respecto a la era pre industrial) dejarían de ser una quimera.

►TE PUEDE INTERESAR: Venezuela se convirtió en el primero de la era moderna en quedarse sin glaciares