País Martes, 12 de junio de 2018

"Se vota si una mujer interrumpe su embarazo de manera insegura o segura"

El médico Mario Sebastiani, uno de los mayores expertos argentinos en Obstetricia, aseguró que votar en contra de la despenalización del aborto es inmoral.

Mario Sebastiani es miembro de la División Ginecologia y Obstetricia del Hospital Italiano de Buenos Aires y una de las voces más expertas cuándo se trata de aborto. En diálogo con La Red Mendoza manifestó que está a favor de la despenalización del aborto y que no aprobar el proyecto de ley es "perpetuar la clandestinización".

"Estoy en favor de la despenalización por salud pública y por la dignidad de la mujer, estoy totalmente en contra de la clandestinización de la interrupción del embarazo", manifestó el profesional, que agregó que en caso de aprobarse: "Podemos ejercer políticas públicas, recibir amigablemente a la mujer que quiere interrumpir un embarazo, preguntarle si necesita algo para seguir adelante, si quiere darlo en adopción, interrumpir el embarazo de manera segura y hacer la prevención para que no se vuelva a repetir", señaló.

Por el contrario, para Sebastiani, el rechazo a la despenalización "es solo perpetuar la clandestinización, la inseguridad, las 47 mil internaciones que tenemos por año por complicaciones en el aborto, perpetuar este colectivo de 48, 80 muertes que tenemos por año y la indignidad la mujer. No entiendo cómo alguien puede votar por el no, es un voto absolutamente inmoral".

Sebastiani, ante la consulta de cuándo comienza la vida, aseguró que "dónde hay una célula es una vida, hay procesos metabólicos, hay espermatoziodes, óvulos y una nueva célula con adn, ese nuevo ser podríamos decir que empieza en la concepción", explicó y señaló que cuando se habla de aborto, se habla de acabar con una vida pero aseguró que el tema de discusión "es muy confuso".

"Por momentos usamos el concepto de vida y por momentos usamos el de persona. "Persona" en la ley argentina somos desde la concepción, según el código civil. Esto ya está, somos, nos guste o no, a mí me parece un atropello filosófico decir que una célula es una persona pero me la tengo que comer, ya está. ¿Qué estamos discutiendo? Eso no, porque es una pérdida de tiempo, mañana se va a votar si en este país una mujer interrumpe el embarazo, lo hace de manera insegura y va presa o si lo hace de una manera segura", manifestó.

Asimismo, el profesional aseguró que las políticas de salud fracasaron en Argentina y de ahí la necesidad de la ley.

"Tenemos cinco o seis veces más abortos que los países que lo han despenalizado, cuándo las mujeres interrumpen un embarazo no piensan en ética o filosofía, toman otro tipo de pensamiento, si tienen o no, pareja o no, en qué momento de la vida están, miran al resto de sus hijos, seis de cada diez mujeres que tienen un aborto ya tienen hijos, saben que interrumpen una vida porque no pueden llevarla adelante. Los que se oponen son los que pusieron palos en la rueda a la educación sexual integral, son aquellos que hablan de prevención y manifestaron que los anticonceptivos son una bomba hormonal", aseveró.

"En el ´no´ lo único que se perpetua es la clandestinidad y la anomia de estas personas porque no sabemos quiénes son. El mundo ha demostrado que se puede poner en práctica estas políticas mirando a la cara", manifestó y explicó que en su caso, cuando estuvo en el hospital de San Miguel en Buenos Aires, le tocó atender más raspados que partos.