País Domingo, 30 de septiembre de 2018

Sandleris: "Va a haber menos pesos para ir al dólar y así veremos caer la tasa de inflación"

Según una entrevista de diario Clarín, el nuevo presidente del Banco Central dijo que la política monetaria "será muy dura hasta que se reestablezca la confianza".

El economista Guido Sandleris es el nuevo presidente del Banco Central, en reemplazo de Luis Caputo, quien renunció mientras Macri estaba en Estados Unidos para cerrar un nuevo acuerdo con el FMI.

Diario Clarín lo entrevistó y esta es una parte de la conversación con Ezequiel Burgo y Gustavo Bazzan.

-¿Qué pasó con el dólar entre jueves y viernes?

-Fue el final de un esquema y el inicio de otro, dos días que quedaron en sandwich. Pusimos en marcha una zona de no intervención pero aún no arrancó la parte del ancla que será el no crecimiento de la base monetaria. El lunes empezaremos con las operaciones de colocar estos títulos que se llaman Lelic y absorber pesos. El mercado definirá cuánto tiene que ser la tasa de interés dispuesto a cobrar para darnos los pesos que tenemos que retirar.

-¿Qué mercado vieron en las últimas 48 horas?

-Uno que quiere ver cómo funciona el nuevo esquema, cómo intervendrá el banco o dejará de hacerlo y cómo absorberá los pesos. En Argentina no se hizo nunca algo así.

-¿Pero era necesaria una devaluación adicional de 10% como vimos el viernes?

-En primer lugar no fue una decisión nuestra. Segundo, entre jueves y viernes el tipo de cambio se movió más de lo que veremos en adelante. Los movimientos del dólar generan ansiedades, más con lo que pasó en estos meses y la historia argentina. Lo entendemos y no es que no nos demos cuenta. Sí creemos que para la economía argentina hay beneficios importantes de que el tipo de cambio flote. No creemos en el dólar fijo. Nos parece importante definir una zona amplia de no intervención.

-¿Qué ventajas tiene este esquema?

-El anterior, fijar metas de inflación, convivía con factores que el Banco Central no controlaba a la hora de bajar la inflación. Ello le impedía llegar a un objetivo muy ambicioso. Ahora establecimos un objetivo que es exigente, pero que si nos esforzamos llegaremos a bajar la inflación. ¿Cuál es esa meta? Que la base monetaria no crezca.

-Que hay con los pesos depositados en los bancos, los ahorros de la gente, bonos que no son parte de esa base que ustedes controlan, ¿no temen que puedan irse al dólar?

-El Banco Central controla el crecimiento de la base monetaria, esto es, los billetes en poder del público más los depósitos de los bancos en el BCRA. Si uno restringe mucho la cantidad de la base monetaria, en alguna proporción transmitirá lo mismo con el resto de los agregados monetarios. Por ejemplo en estos últimos días ya vimos sucursales de bancos que compran dólares. No será inmediato pero va haber menos pesos para ir al dólar. Así veremos que la inflación caerá.

-¿Y si inversores empiezan a vender bonos y se van a dólares?

-El jueves tuvimos reuniones con economistas. Gran parte de la discusión se focalizó en cómo manejaremos con el dólar en la zona baja de 'no intervención'. Llevará un período de transición este esquema, en donde el mercado deberá aprender las nuevas reglas.

-¿El techo de la banda ($ 44) se transformó en un piso?

-No. En la zona de arriba estará el Banco Central todos los días vendiendo hasta US$ 150 millones por día. Esto implica retirar pesos del mercado que no los devolveré a la economía.

-¿Qué pasa si el dólar queda arriba de los $ 44 aún vendiendo US$ 150 millones por día?

-Si el dólar estuviera arriba de $44, cada día venderíamos hasta 150 millones de dólares. Ese número de US$ 150 millones puede parecer poco a la hora de intervenir en un día pero el efecto acumulativo es muy grande. Si intervendría todos los días de acá a fin de año la base caería 20%-30%, nunca fue tan baja e implicaría que no habría pesos para ir al dólar.

-¿Por qué decidió vender US$ 150 millones y no más?

-En julio el dólar estuvo calmo. En ese mes hubo ventas de US$ 100 millones por día por parte de Hacienda que generó un bálsamo en el tipo de cambio. Después bajaron a US$ 75 y US$ 50 millones. Más tarde vinieron los cuadernos y Turquía. Viendo aquella experiencia de un dólar estable, y teniendo que hoy el tipo de cambio está mucho más alto, calculamos que con US$ 150 millones estamos cómodos.

-Hacienda vendería los dólares del FMI en el mercado, ¿eso ayudaría también?

-Es el Banco Central quien hace la política monetaria y quien establece en qué rangos del dólar intervendrá vendiendo sus reservas. Hacienda es un jugador más, aunque actuará de manera coordinada. Lo que pasa es que Hacienda, dependiendo de los roll over de los vencimientos de sus títulos, en octubre recibirá un desembolso del FMI cerca de US$ 8000 y US$ 9000 millones. La plata del paquete del Fondo será para apoyo presupuestario. El monto exacto que venderá dependerá de los gastos en pesos y dólares. La mayor parte son en pesos.

-¿Qué cambió en estos meses?

-Una serie de shocks adversos. La sequía y las volatilidades en los mercados internacionales generaron una situación que mostró a la Argentina muy vulnerable porque venía corrigiendo desequilibrios que arrastraba desde hacía tiempo de manera gradual. Ante este nuevo contexto se hace necesario responder con más fuerza y velocidad para asegurarnos que esa gran volatilidad desaparezca. El gran objetivo de esta estrategia es que ese escenario de riesgo quede atrás.

-¿A qué se refiere con escenario de riesgo?

-A la volatilidad en el dólar. Los movimientos brutales del tipo de cambio que vimos impactan sobre la inflación y los más vulnerables. Si queremos cuidar a los más pobres tenemos que asegurarnos de anclar el tipo de cambio. Por el lado de Hacienda pasa algo parecido en lo fiscal: si no vamos más rápido seguimos siendo muy dependientes del financiamiento de los mercados.

-¿La recesión será más profunda?

-La economía caería más si siguiéramos con la situación como veníamos antes, con la volatilidad tan extrema.

-¿Le explicaron al Presidente Mauricio Macri y a Marcos Peña los riesgos de un shock de estas características? Impactará de cara a las elecciones...

-Sí. Macri tiene claro y entiende esto. Comparten el diagnóstico de que no se podía seguir así, como estos meses como que tuvimos.

-¿Por qué el riesgo país subió el viernes?

-Fin de mes tienen algunos componentes particulares. Los bonos argentinos en las últimos dos o tres semanas hicieron un rally importante. Además, a fin de mes hay algo de toma de ganancias. Es normal.

-¿Qué ocurrirá mañana?

-El banco anunciará temprano el monto de pesos que absorberá mañana. Luego habrá una licitación y de eso surgirá una tasa que definirá el mercado. Así serán todos los días.

-Si tanto en junio como ahora el plan con el FMI es de la Argentina, ¿por qué cambiaron?

-"Cambiaron las circunstancias", respondió un economista una vez sobre por qué había modificado su parecido. Básicamente el tema de los cuadernos, Turquía y Brasil.

-Pero la política monetaria giró completa...

-El esquema de metas de inflación venía muy dañado. Con el primer acuerdo del FMI, hicimos un último intento de recomponerlo. Luego vinieron esos dos shocks que desanclaron todo de nuevo. Pensamos entonces que hacía falta ser mucho más tajante. En el esquema de inflación, cuando el Banco Central yerra a la meta de inflación pierde credibilidad. Y como autoridad monetaria necesitamos una herramienta que verifique nuestro cumplimiento para así recomponer la credibilidad.

-¿Habrá un objetivo de inflación en el nuevo acuerdo con el FMI?

-No. Sólo que baje lo más rápido posible.

-¿Teme que las subas de tarifas complique ese compromiso como con Sturzenegger? Mañana sube el gas.

-Se subestimó la dificultad de corregir los desequilibrios recibidos y la velocidad a la que podían cambiar las condiciones internacionales. El Gobierno tenía que resolver una situación energética de emergencia, el país importaba energía a precios ridículos y además tenía que bajar la inflación a la vez. Por suerte ahora existe una organización del Gabinete que ayuda más a la coordinación. La Secretaría de Energía depende del Ministerio de Hacienda y el Banco Central, si bien es independiente, se coordina en esta cadena. Como Gobierno nos dimos cuenta que ser independientes y coordinar no son incompatibles.

-¿Le hubiera gustado un apoyo más explícito en las reservas del FMI?

-Siempre más es mejor en estas cosas.

-¿Puede intervenir en mercado de futuros?

-Sí. Pero evaluaremos como hacerlo.

-¿Qué fue lo más difícil de negociar con el FMI?

-Explicar y convencer al Fondo que hacía falta resetear el esquema monetario-cambiario. La mayoría de los países del mundo tienen un esquema de metas de inflación que funcionó bien y la inflación resulta baja. Hay una inclinación natural a decir "hagamos lo que hacen los demás". Pero creíamos que Argentina necesitaba una herramienta más potente. Explicar los motivos y razones de esto, fue tal vez una de las partes que llevó más tiempo.

-¿El FMI no cree en la intervención?

-En el diario saldrá 25 veces qué pasa con el dólar y tal vez nunca la noticia "se cumplió la meta de la base monetaria de crecimiento cero". El corazón del programa es que no crezca más la base monetaria y, repito, habrá menos pesos en la calle para ir al dólar.

-El ministro Nicolás Dujovne decía que los ministros que quisieron hacer shock duraron 15 días. ¿no creen que se pasarán de rosca con la dureza del rigor monetario?

-Fueron tan duros los meses anteriores que el dólar sigue generando angustias estos días. Me parece que esa etapa tiene que terminar. Los primeros meses apuntarán a eso y más adelante vendrá la etapa de hacer sintonía fina como, por ejemplo, administrar la parte baja de la banda. La base podría crecer en la medida que compremos reservas. Pero la política monetaria será muy dura hasta tanto se reestablezca la confianza y quede claro que la volatilidad del dólar no está más.

-¿Eso será cuando vengan los dólares del campo?

-Antes. A medida que vayamos cumpliendo con el objetivo de la base monetaria.

-¿Son conscientes del clima social en el que harán este apretón monetario?

-Sí, lo tenemos claro. Pero dejar que siga lo que había antes es peor.