País Viernes, 7 de septiembre de 2018

José López apuntó contra De Vido, la "abogada hot" y la policía

El detenido declaró que sus defensores fueron pagados e impuestos por el ex ministro de Planificación.

El ex funcionario José López dijo que sufrió una "persecución" por parte del "Gobierno al que había pertenecido", el cual lo utilizó como "chivo expiatorio", al tiempo que aseguró que cuando lo apresaron con 9 millones de dólares, la Policía lo instó a que "dijera que el dinero de los bolsos era de (Lázaro) Báez" y que entonces se "podría ir".

Así lo sostuvo el detenido ex secretario de Obras Públicas, quien además aseguró que la primera abogada que tuvo, Fernanda Herrera -apodada "abogada hot"- así como quienes le sucedieron en su defensa, Fernando García y Diego Sánchez, fueron pagados e impuestos por el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido.

La declaración de López surge de una presentación que hizo ante la Cámara en lo Penal de Mercedes, donde pidió la revisión de la condena de un año y siete meses de prisión de efectivo cumplimiento por portación ilegal de arma de fuego.

Es que la noche del 14 de junio de 2016 no sólo fue sorprendido con bolsos que tenían casi 9 millones de dólares en el convento de General Rodríguez sino que también portaba un fusil.

A partir de considerar que no tuvo una defensa técnica eficaz, que lo instó a firmar un juicio abreviado perjudicial, es que López pidió una revisión de aquella condena y que la causa se tramite junto a la de enriquecimiento ilícito que está en jurisdicción federal, lo que está habilitado por el Código Procesal.

"La noche de los hechos y del procedimiento policial yo no estaba bien en ningún aspecto. Me refiero a lo emocional, psicológico, anímico e inclusive en mi libre arbitrio pues procedía sometido por el terror. Estaba nervioso y como paranoico, temiendo por mi persona y por mi familia", explicó el ex funcionario.

Y agregó: "Cuando fui detenido estuve dos noches entre Moreno y General Rodríguez y luego creo pasé a La Matanza unos días. El personal de seguridad insistía en que dijera que el dinero de los bolsos era de Báez y que entonces me podría ir, pero no lo hice porque no sabía que no era de Báez y pensaba que era una trampa que me estaban poniendo. Por otro lado yo no era amigo de Báez, pero los Kirchner sí; y entonces no sabía si me estaban probando o usando para otra cosa", aseguró.

Según sostuvo López, por aquellos días vivía una "persecución que venía surgiendo por parte del Gobierno al que había pertenecido", esto es el kirchnerismo.