País Viernes, 30 de diciembre de 2016

Báez, López y Jaime celebrarán con pan dulce y gaseosas el Año Nuevo y tendrán derecho a una llamada telefónica

La llegada de las fiestas de Navidad y Año Nuevo flexibiliza las rutinas de los internos, a los que se les concede horarios más extendidos para recibir visitas en las salas especiales.

El empresario Lázaro Báez, y los ex funcionarios José López y Ricardo Jaime tendrán, al igual que el resto de los detenidos, su pan dulce y turrones para dar a la noche del 31 un clima de fiesta en el Penal de Ezeiza y, cuando el reloj marque las 24, tendrán gaseosas para poder brindar y acceso a un teléfono para saludar a sus familias. Cada año, la llegada de las fiestas de Navidad y Año Nuevo flexibiliza las rutinas de los internos, a los que se les concede horarios más extendidos para recibir visitas en las salas especiales con las que cuenta el penal durante los días previos a estas celebraciones, y también para brindar y llamar a sus familiares desde sus pabellones. Fuentes del penal indicaron a Télam que "se festeja dentro de las reglas", lo que incluye la entrega a los internos de algunos "comestibles típicos como pan dulce, turrones, y confituras", y también gaseosas, en vez de bebida alcohólica, para que puedan brindar. Los presos pueden además sumar a la mesa que comparten en el pabellón, los alimentos que les hayan llevado sus familiares durante la tarde, en el horario de visitas, aunque con la previa requisa de cada uno de los productos de parte de los efectivos del servicio penitenciario. El clima es tranquilo, coinciden las fuentes, aunque muchas veces el ánimo puede caer si el interno no recibe las visitas esperadas de sus familiares, tal como sucedió el 24 de diciembre con el ex secretario de Obras Públicas José López, que debió ser compensado en el Hospital Central Penitenciario por un bajón anímico que sufrió ya que su familia se quedó en Tucumán a pasar la nochebuena y no fue a visitarlo. José López está detenido en el penal de Ezeiza desde junio, procesado por enriquecimiento ilícito, luego de haber sido encontrado tratando de esconder bolsos con nueve millones de dólares en un convento de la localidad de General Rodríguez. Si bien en la actualidad está alojado en el pabellón sexto del complejo penitenciario junto con el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, procesado por irregularidades en la compra de material ferroviario a España y Portugal, los primeros meses los pasó en el Prisma, que es el sector de atención psiquiátrica y adicciones del Hospital Central Penitenciario, debido a su fuerte depresión. En cambio, el empresario santacruceño Lázaro Báez , detenido en Ezeiza desde abril por lavado de activos, recibió la visita de sus hijas e hijos, entre el viernes y sábado pasado, lo que seguramente sucederá entre y hoy mañana también. "El viernes 30 es para visitas de mujeres, y el sábado 31 para hombres, en tanto que el 1 de enero no hay visitas por ser feriado", dijo la fuente, que aclaró que nunca hay visitas el 24 de diciembre y el 1 de enero. Los presos pueden llamar y recibir llamados hasta la 1 de la mañana, por lo que su horario de retirarse a su celda se extiende hasta más tarde, si se compara con el resto de los días. Báez por su parte, comparte pabellón con Daniel Pérez Gadín, su contador; en tanto que López lo hace en un pabellón cercano con el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. Los pabellones en los que están alojados los funcionarios del anterior gobierno kirchnerista son de baja conflictividad, con internos que superan por lo general los 50 años.

Más noticias