Musica Miércoles, 22 de agosto de 2018

"El folclore mendocino es uno de los más ricos del país"

El 22 de agosto de 1846 el arqueólogo británico William G. Thorns publicó en la revista londinense Atheneum una carta en la que utilizó por primera vez el término 'folclore', por ello, en honor a Thorns, el padre de este vocablo, la Unesco declaró el 22 de agosto como el Día Mundial del Folclore.

Pero no sólo a nivel mundial la fecha tiene gran importancia sino también en nuestro país, la misma coincide con el natalicio de Juan Bautista Ambrosetti (1865-1917), un reconocido investigador entrerriano a quien, por ser el primero en realizar estudios sistemáticos del folclore nacional, se le llama el "padre de la ciencia folclórica". Debido a su trabajo y en honor a sus continuas investigaciones el 22 de agosto es también el Día Nacional del Folclore argentino.

¿Pero qué significa folclore? Etimológicamente la palabra deriva de "folk" (pueblo, gente, raza) y de "lore" (saber, ciencia) y fue creada por Thorns para designar al "saber popular". Sin embargo, más allá de nombres propios, números, fechas, actos y formalidades, el folclore es mucho más que un simple término, el folclore es todo aquello que nos hace únicos, que nos identifica que permite diferenciar una cultura de otra.

El folclore es la expresión de un país, de un pueblo, son sus tradiciones, sus leyendas, sus costumbres,sus juegos, sus personajes, su idiosincrasia, la danza, la música. Así, no importa en qué lugar del mundo mencionemos a la Argentina, ya sea en Egipto, Arabia Saudita, Kuala Lumpur, Indonesia o en Chile, a apenas a algunos kilómetros de distancia, la respuesta al escuchar el nombre de nuestro país será la misma: Argentina, país del mate, el tango, el mejor asado, Messi, Maradona y el folcclore.

Sí, del folclore cuyano también, porque de la mano de autores, escritores y poetas mendocinos como Hilario Cuadros padre de la icónicas Cochero de Plaza y Los 60 Granaderos, Felix Dardo Palorma autor de la mítica Póngale por las Hileras y los reconocidos Tito Francia y Armando Tejada Gómez, creadores del Movimiento del Nuevo Cancionero, el folclore cuyano también se convirtió en un símbolo argentino y, por supuesto, mendocino.

Un legado difícil de continuar, pero que figuras como el reconocido cantautor Pocho Sosa sostienen a base de pasión y talento día a día.

"He tenido la oportunidad de grabar 15 CD, de los cuales el 95% de las composiciones son mendocinas. El folclore cuyano es muy respetado por sus temáticas, por sus guitarras, la forma en la que las interpretamos, la forma en que tocamos es muy difícil de imitar. Somos admirados en todo el mundo por ello. Países como Chile y Perú aman nuestro folclore, incluso en Colombia (gracias a Hilario Cuardos que instaló las tonadas y los valsecitos) estamos al mismo nivel que Gardel", afirma Sosa.

"Los artistas de Cuyo y especialmente los mendocinos tenemos la ductilidad de poder cantar una zamba, una canción litoraleña o cualquier otro ritmo, sin ningún problema, cosa que los músicos de otras regiones no pueden hacer. El folclore mendocino es una música tremendamente romántica, es el bolero del folclore argentino. El virtuosismo de nuestros guitarristas es envidiable, tenemos temas alegres como la cueca o el gato, también otros ritmos que son pocos conocidos. La nuestra es la mejor música del país, la más completa ya sea en poesía como en el virtuosismo de nuestros músicos en todos los ritmos pero especialmente en la tonada", continuó el reconocido artista mendocino.

Quien comparte esta idea y, al igual que Pocho Sosa, continúa con esta herencia es Cristián Fretes, integrante de Los trovadores de Cuyo.

El grupo que lleva más de 90 años dedicado a la música folclórica es uno de los máximos representantes del genero cuyano, renovando su formación a lo largo de los años sumando y abarcando públicos de todas las edades, de generación en generación.

"El folclore mendocino es uno de los más ricos de todo el país, tenemos una visibilidad única sobre todo en la manera en la que tocamos la guitarra, nuestra tonada es el bolero cuyano", explica el integrante de la banda por la que pasaron artistas de la talla del mismísimo Hilario Cuadros o de Domingo Morales.

"Hoy el folclore está en un buen momento sobre todo con al aparición de nuevos artistas. Hay que continuar la herencia que nos dejaron los grandes como Palorma y Cuadros y hacer un gran trabajo para que esta nueva camada, y también la de los jóvenes que nos sucedan, tengan un ejemplo y un referente en quien apoyarse así como nosotros tuvimos", concluyó el cantante de Los Trovadores de Cuyo.