Miércoles, 8 de febrero de 2017

La Justicia pidió la detención de un ex presidente de Perú

Se trata de Alejandro Toledo, quien gobernó desde 2001 hasta 2016, y quedó imputado. Por la investigación de los sobornos también están implicados otros 4 ex presidentes.

La Fiscalía de Perú anunció formalmente una investigación penal contra el ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006) por los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos por el cobro de coimas para favorecer a la empresa brasileña Odebrecht.

Además, pidió su detención. Así, el estallido del caso Odebrecht en Perú, un derivado del Lava Jato en Brasil que ya tiene a varios políticos y empresarios en la cárcel, amenaza con dejar en prisión a todos los presidentes peruanos desde la recuperación de la democracia en 1980.

Tan sólo Fernando Belaúnde (1980-1985) y Valentín Paniagua (2000-2001), ambos fallecidos, quedarían al margen de la larga. Todos los demás, Alan García (1985-1990 y 2006-2011), Alberto Fujimori (1990-2000), Alejandro Toledo (2001-2006) y Ollanta Humala (2011-2016), o ya está en la cárcel o afrontan investigaciones serias por corrupción.

Fujimori es el que menos implicado aparece de momento en el caso Odebrecht, cuyas coimas millonarias comenzaron a darse después de su gobierno. Sin embargo, Fujimori ya se encuentra en prisión condenado, además de por varios delitos de violación a los derechos humanos, por varios cargos de "peculado doloso, apropiación de fondos y falsedad ideológica en agravio del Estado".

Por el caso Odebrecht, el más implicado de momento es Toledo, después de que el ex director de la compañía brasileña en Perú, Jorge Barata, confesara a la fiscalía que pagó U$S20 millones al ex presidente para ganar la licitación de una carretera.

La confesión llevó a la Fiscalía a ordenar el allanamiento de la mansión que Toledo compró en Lima y se espera que en las próximas horas se emita un pedido de busca y captura en su contra. Toledo, que se encuentra en París y quien tiene previsto viajar a Estados Unidos para reincorporarse a su trabajo como investigador en la Universidad de Stanford, ha negado haber recibido sobornos y ha acusado a sus enemigos de pretender vengarse por haber defendido la recuperación democrática del país.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, calificó de "traición" los supuestos actos de corrupción de Toledo.

"Si todo esto es cierto, es una gran vergüenza, una traición a Perú y una falta de respeto a sus colegas que tanto nos esforzamos en hacer un buen gobierno", dijo el jefe de Estado.

El siguiente presidente con mayores problemas con la justicia es Humala, quien ya está siendo investigado formalmente por el presunto delito de lavado de activos.

Sobre Humala y su mujer, Nadine Heredia, pesan sendos impedimentos legales que les obligan a contar con una autorización judicial expresa para ausentarse de su lugar de residencia, cambiar de domicilio o salir del país.

La acusación sobre ellos es la de haber recibido fondos del ex presidente de Venezuela Hugo Chávez y de las empresas brasileñas Odebrecht y OAS para financiar las campañas electorales de 2006 y 2011.

A García, en cambio, la trama Odebrecht le está salpicando a través de varios de sus inmediatos colaboradores.

Más noticias