Diario Uno Mundo

Luego del terremoto que destruyó a ese país la desnutrición afecta gravemente a la población, principalmente niños, jóvenes y bebés.

Dos de cada tres personas sufren la hambruna en Haití

Por UNO

BELLE ANSE, Haití (AP) — Las privaciones por la hambruna abundan en medio de casas de piedra y tipo cabaña en las montañas de la costa sur de Haití.

El cabello de niños delgados como palos de escoba es irregular y anaranjado, sus estómagos están tan inflados como el tamaño de sus cabezas y muchos se ven de la mitad de su edad: son los signos evidentes de la desnutrición.

Seguir leyendo

Geneus Lissage, funcionario de la ciudad de Mabriole, teme que la muerte sea inminente para estos niños si las autoridades haitianas y los trabajadores humanitarios no hacen más para frenar el problema de la hambruna.

"Seguirán contando cadáveres", dijo Lissage, "porque la desnutrición está devastando a niños, jóvenes y bebés".

Tres años después del terremoto que mató a cientos de miles de personas y la promesa de Estados Unidos de que Haití se "reconstruiría mejor", el hambre es peor que nunca. Y a pesar de los miles de millones de dólares comprometidos de todo el mundo a los esfuerzos de reconstrucción, los problemas alimentarios del país ponen de relieve cuán vulnerables siguen siendo sus 10 millones de habitantes.

En 1997, casi 1,2 millones de haitianos no tenían suficiente alimento para comer. Una década después, el número aumentó más del doble. Hoy, la cifra es de 6,7 millones, o un asombroso 67% de la población que pasa días sin comer, no puede permitirse una dieta equilibrada o ha limitado el acceso a los alimentos, de acuerdo con encuestas realizadas por la Coordinación Nacional de Seguridad Alimentaria del gobierno. Además, por lo menos 1,5 millones sufren de desnutrición y otros problemas relacionados con la hambruna.

"Esto es un escándalo. Esto no debería ser", dijo Claude Beauboeuf, economista haitiano y asesor de grupos de socorro. "Pero no estoy sorprendido, porque algunas de las personas en los barrios pobres comen una vez cada dos días".

Gran parte de la crisis es porque llueve muy poco, y luego demasiado. El año pasado, una sequía destruyó cultivos clave, seguido por las inundaciones causadas por rastros de la tormenta tropical Isaac y el huracán Sandy.

Haití ha tenido igualmente destructivas tormentas durante la última década, y los científicos esperan ver más como el cambio climático global provoca sistemas meteorológicos severos.

 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed