Diario Uno Mundo
Ya son unas 24 las universidades y 35 los liceos tomados por el reclamo de los estudiantes en el vecino país. En las próximas 48 horas se producirá la nueva marcha nacional.

Crece la movilización estudiantil en Chile en demanda de mejoras educativas

El creciente número de establecimientos tomados, en paro, asambleas o en jornadas reflexivas, responde al reclamo de los estudiantes por una educación pública, gratuita y de calidad, que todavía no pudo plasmarse en grandes avances, estiman los analistas.

Para el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), Andrés Fielbaum, los anuncios hechos por el presidente Sebastián Piñera en su discurso del 21 de mayo no fueron suficientes para mejorar la educación en Chile.

Las palabras de Piñera sólo "reafirman que para ellos la educación es concebida como un negocio y no como un derecho", apuntó.

En tal sentido sostuvo que el único camino que les queda a los jóvenes es seguir fortaleciendo su organización y para eso se anunció la intensificación de las movilizaciones.

Sobre la propuesta de reforma educacional que hizo la candidata presidencial Michelle Bachelet en caso de ganar las elecciones, dijo que "es muy fácil hacer promesas en un año electoral".

En la práctica, la Concertación estuvo a favor del lucro en los años 2010, 2011 y 2012, con el hito más importante cuando no votaron a favor un informe que denunciaba el lucro en la educación, recordó.

De acuerdo al llamado de la FECh, publicado en el sitio digital www.facebook.com, "sólo nos queda fortalecer nuestra organización y desarrollar los mecanismos para hacernos directamente parte de las soluciones que la educación chilena necesita y merece".

"Este 13 de junio salimos a la calle nuevamente, por nuestros derechos y nuestros sueños, por los de la mayoría de Chile que exige educación pública, gratuita y de calidad para todos", dijo, según despacho de Prensa Latina.

Las protestas en esta nación suramericana comenzaron en 2011, cuando los alumnos empezaron a pedir cambios al sistema impuesto en 1981, durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que redujo el aporte del Estado y abrió la educación al mercado.

 Embed      

Seguir leyendo