Diario Uno > Mendoza

Viña y Reñaca, mimadas por los mendocinos

Desde que se sale de la terminal mendocina, pasando por la transitada ruta 7 hasta las costas sepuede ver el gran éxodo de mendocinos hacia el mar chileno.

Diario UNO
viajó hasta Reñaca y en todo su trayecto pudo comprobar la gran cantidad

de personas que eligieron al país trasandino como principal destino turístico.

Ya en la Terminal del Sol, sólo la empresa de transporte de pasajeros Cata Internacional

(también hace el mismo recorrido Andesmar), había dispuesto 6 salidas al Pacífico desde las 22, con

una diferencia de 10 minutos entre una y otra. En la ruta, a pesar de ser de noche, son muchos los

que prefieren este horario para hacer el viaje, aunque claro que ello no es garantía de poder hacer

los trámites aduaneros más rápido, como se pudo comprobar.

La mayor cantidad de turistas locales que pasan a Chile son jóvenes, grupos de amigos

dispuestos a pasar unas vacaciones descontroladas y así lo demuestra el equipaje que llevan, en los

que se pueden encontrar más bebidas alcohólicas que ropa.

Muchos mendocinos optaron por pasar Año Nuevo en las costas del Pacífico y después quedarse

unos días más antes de tener que volver a sus responsabilidades en la provincia. La rutina de

quienes están en Viña del Mar o Reñaca varía de acuerdo con la franja etaria a la que pertenecen.

Los más grandes optan por despertarse con el sol para salir a caminar o trotar a la vera del

mar. Los más jóvenes, en cambio, recuperándose del baile de la noche anterior prefieren dormir

hasta pasadas las 14 para bajar recién a la playa a partir de las 15, excepto la gran mayoría de

las mujeres, que llegan a la arena en las primeras horas del mediodía para aprovechar al máximo el

sol y conseguir el bronceado soñado.

A las 16 pueden verse las costas de Chile como una extensión más del territorio mendocino.

Ahí la movida es hasta las 19, cuando el sol comienza a desaparecer, entregando una imponente

postal, y el viento se hace cada vez más frío y las opciones se orientan más a la disfrutar de la

noche.

Los colectivos deben esperar hasta 6 horas

Todos los mendocinos que hayan elegido llegar hasta Chile por tierra, ya sea en auto o en

micro, se tendrán que armar de una gran paciencia. Es que en la aduana del vecino país, en Los

Libertadores, se acumula una gran cantidad de vehículos, y en el caso de los ómnibus hay hasta seis

horas de espera.

Los rodados más chicos tardan menos tiempo en pasar, entre 1 y 2 horas, de acuerdo con la

cantidad de pasajeros que vayan.

La cola de los vehículos que esperan llegar a las costas del Pacífico se puede visualizar

perfectamente desde Los Libertadores, incluso de noche, donde se ve un gran resplandor blanco a lo

lejos, de las luces de los autos.

La principal demora no se da en lo que es aduana sino en lo que tiene que ver con el Servicio

Agrícola y Ganadero (SAG), encargado de controlar que no se pase al vecino país con alimentos como

verduras, frutas o carnes.

Ellos, en el caso de los micros, revisan bolso por bolso en busca de estos productos, lo que

hace que cada ómnibus demore por lo menos una hora en hacer el despacho de todo el equipaje.

Muy diferente es cuando de autos se trata, donde la inspección que se realiza es mucho más

superficial, lo que hace que los pequeños rodados circulen con mayor velocidad. En estos casos la

demora no es por los controles, sino por la gran cantidad de personas que están pasando tanto de

día como de noche.

Otro inconveniente que se agrega a lo anteriormente mencionado es el de los arreglos que se

están realizando en la ruta, lo que hace que el transito se vuelva sumamente lento y hasta tedioso.

Efectos de la altura al viajar

Son muchas las personas que por la gran altura que hay en el paso sufren algún tipo de

descompostura en el viaje, sobre todo por lo tedioso que puede ser esperar a ser atendido encerrado

en el auto.

En la madrugada del pasado 5 de enero una de las pasajeras de un servicio de colectivos

sufrió una descompensación como consecuencia de las condiciones climáticas (mucho frío) y por la

altura a la que se encuentra el límite entre ambos países.

En el lugar tuvo que ser asistida por los choferes de colectivos ya que en Los Libertadores

no contaban con una atención médica ni con un servicio de emergencias. Seguramente algo a mejorar

lo antes posible para no tener que lamentar una fatalidad.

 Embed      
Los cuerpos dorándose al sol trasandino, las sombrillas y el tradicional mate argentino son parte del paisaje veraniego en Chile.
Los cuerpos dorándose al sol trasandino, las sombrillas y el tradicional mate argentino son parte del paisaje veraniego en Chile.
 Embed      
Los cuerpos dorándose al sol trasandino, las sombrillas y el tradicional mate argentino son parte del paisaje veraniego en Chile.
Los cuerpos dorándose al sol trasandino, las sombrillas y el tradicional mate argentino son parte del paisaje veraniego en Chile.
 Embed      
Las playas están repletas. Nadie se quiere perder las horas de sol.
Las playas están repletas. Nadie se quiere perder las horas de sol.
 Embed      
La costa chilena ya cuenta con cientos de mendocinos que cruzaron la cordillera para unos días de descanso.
La costa chilena ya cuenta con cientos de mendocinos que cruzaron la cordillera para unos días de descanso.
 Embed      
Los jóvenes van a la playa a la siesta, tras el descanso reparador.
Los jóvenes van a la playa a la siesta, tras el descanso reparador.
 Embed      
La costa chilena ya cuenta con cientos de mendocinos que cruzaron la cordillera para unos días de descanso.
La costa chilena ya cuenta con cientos de mendocinos que cruzaron la cordillera para unos días de descanso.