Mendoza Martes, 2 de enero de 2018

Vecinos de Guaymallén reclaman el traslado de una fábrica de jabones

Afirman que no pueden abrir las ventanas por los olores nauseabundos que produce la grasa que utilizan. Desde la Comuna aseguran que se realizan inspecciones regulares

"Viste cuando vas a un lugar de comida rápida y sentís que al aceite no lo cambian hace años, bueno eso mismo, pero potenciado", así explica Victoria, una vecina de Pedro Molina, Guaymallén, lo que sienten cada vez que una fábrica de jabones pone a funcionar sus chimeneas para procesar la grasa -materia prima para la elaboración del producto- y el olor nauseabundo se cuela por doquier.Un grupo de vecinos ha emprendido una nueva cruzada para que la fábrica de jabones e industrializadora de grasa que está en la esquina de Río Negro y carril Mathus Hoyos en el distrito de Pedro Molina trabaje-o en caso de ser necesario se mude- sin contaminar el ambiente de los vecinos."Esa fábrica está desde la década del '70, hacen jabones y toda la parte de procesamiento de grasa, eso hace que les lleguen cargamentos de grasa y trabajan con eso", explica Victoria, una vecina que se mudó a unas cuadras hace unos meses y no entiende cómo los vecinos que llevan años ahí soportan el olor."Todo eso lleva a que tengamos ratas por todos lados, las moscas, todo lo que conlleva ese tipo de producción. No se entiende y hay vecinos que han naturalizado la situación y te dicen que antes era peor", agrega la vecina."El olor más fuerte es cuando funcionan las chimeneas y no tienen un horario fijo. Por ejemplo el 24 no las prendieron, pero como dejan reposando los panes grandes o la grasa hay oleadas de olor. Es intolerable, terminás planificando tu vida, reuniones sociales en base a eso, a ver cuándo podés tener actividad social en tu casa", explica, indignada, Victoria.Cuenta que han hecho reclamos en la Municipalidad y que hacen inspecciones sobre cuestiones como las salidas de emergencia, pero no de impacto ambiental. "Hace algunas semanas dijimos que es imposible que se conviva con esto, porque uno sabe que existen subsidios para que se puedan trasladar a zonas industriales y se han trasladado empresas enormes y no sabemos por qué esta fábrica sigue acá. Es una actividad necesaria, pero esto no es zona industrial y nunca lo fue. Acá no hubo ordenamiento territorial", cuestiona la vecina.La versión de la MunicipalidadAlejandro Ortiz, subdirector de Industria, Comercio e Inspección General de Guaymallén, dijo que se han hecho muchas inspecciones en esa fábrica. "Los vecinos han estado en contacto con nosotros y ha ido gente de obras privadas y del área de conservación edilicia que manejan el tema de higiene y seguridad", dijo el funcionario.Contó que "están al tanto" de la problemática que plantean los vecinos y que en el expediente de la fábrica hay, de hecho, un estudio de impacto ambiental de tres años de antigüedad pero que les pedirán uno nuevo."Los olores se dan por las altas temperaturas. La fábrica está desde el '75 y el crecimiento demográfico no era el de hoy", agrega Ortiz.Dice que el Municipio está trabajando en un convenio con otros organismos porque ellos no tienen forma de medir los vapores y los olores de la fábrica. "Mientras tanto han estado haciendo mejoras y se está manejando la idea de un plan de trabajo para mitigar los vapores y los olores que son por la grasa que se procesa", agregó Ortiz, quien aclaró que cualquier vecino puede ir y consultar el expediente cuando lo desee. "Es entendible que al no ver soluciones en el momento crean que no estamos, pero eso no quiere decir que no se está trabajando. Estamos tratando de darle una solución viable para que esto se mitigue", afirmó.

Dejanos tu comentario