Mendoza Lunes, 25 de junio de 2018

Una librería cierra con un remate que se volvió viral

Después de 45 años, el negocio que inauguró don Fulvio y Rubén Simoncini, ya fallecido, realiza este fin de semana una tentadora liquidación. La noticia causó sorpresa.

"Librería Simoncini cerró sus puertas y remata su stock de libros a $2". El mensaje partió de un teléfono y rápidamente se empezó a distribuir entre cientos de celulares, lo que hoy llamamos viralizar.

Causó sorpresa, asombro y preocupación, porque la palabra "cierre" implica el final de una era y en estas épocas de economías inestables también se traduce en falta de trabajo y por ende de ingresos.

Lo cierto es que la familia Simoncini llegó a esto porque ya nadie se podía hacer cargo de este negocio y además se sumó la poca venta que tuvo durante estos últimos años.

Hace dos años falleció Rubén Simoncini, uno de los dueños y fundador de la librería con su papá, Fulvio, y fue su esposa la que se hizo cargo. Y si bien la pareja tuvo cinco hijos, ninguno de ellos continuó por el mismo camino, el de ser libreros. Cada uno eligió su propio destino y sus carreras universitarias.

Se trata de la Liberia de Rubén Simoncini que hace mucho tiempo dejó de llamarse Simoncini. Se llamaba en la actualidad "Papelería y Librería Clip".

"Es una librería que ya ha cerrado, se abría muy poco. Mi abuelo la inició con mi viejo, pero ahora no hay quien siga el rubro, por eso la decisión de rematarlo", comentaron desde la familia Simoncini.

Los libros que están en stock no son publicaciones nuevas, ya que hacía tiempo que no se adquirían nuevos ejemplares. "Hay libros de historia, inglés o arte, por ejemplo, que pese a que son viejos no pierden su vigencia", explicaron.

Uno de los motivos por los cuales se llegó a esta decisión de cerrar la librería es que en un corto plazo deben entregar el local, sumado a que las ventas también han disminuido.

Este remate es una forma de regalar los libros, y si bien la publicación dice que se venderán a $2, la idea de los propietarios es poner una cifra como mínimo de compra, que podría ser $50 o $100.

Además se han estado realizando donaciones de algunos ejemplares, con el objetivo de ayudar además de irse deshaciendo de los libros.

Esta librería tenía sucursales en San Rafael y San Martín, que fueron cerradas hace algunos años cuando Rubén tuvo un problema de salud que le impidió continuar con ellas. Se mantuvo abierta la de calle San Juan en Mendoza capital, hasta ahora.

"Nuestras puertas se cerraron después de 45 años. Seguramente algún libro formó parte de un maletín, una mochila y hasta quizás estará actualmente en una biblioteca. Fue un orgullo para nosotros que nos hayas elegido. Gracias", se puede leer en el cartel que está expuesto en el ingreso de la librería.

En él se resumen tantos años de dedicación para una actividad tan esencial y placentera como la lectura.

Sábado y domingo

Las fechas del remate serán el sábado 30 de junio y el domingo 1 de julio, de 9.30 a 19. Seguramente será mucha la gente que se acercará con la intención de llevarse algún libro, tal vez con un dejo de nostalgia por el cierre de una de las librerías más emblemáticas de Mendoza.

Utilidad. Si bien los libros que actualmente hay en stock no son publicaciones nuevas, hay ejemplares que igual tienen valor y que pueden ser de mucha utilidad, como alguna novela o libros de historia o manualidades.

Más noticias