Mendoza Domingo, 29 de julio de 2018

Tríos y swingers mendocinos podrán entrar a los telos

Ocurrirá si se aprueba un proyecto de ley que presentó un legislador porteño para que se permita el ingreso grupal a los hoteles alojamiento. La mayoría de los propietarios lo respalda

En los últimos años, nuestro país ha puesto sobre la mesa del debate diversos temas que durante tiempo estuvieron ocultos, tapados y encasillados bajó la palabra "tabú". Pero salieron a la luz y generaron un debate nacional, como la Ley del Matrimonio Igualitario, aprobada en 2010 y que permite que las parejas del mismo sexo puedan contraer una unión civil con los mismos derechos que le corresponden a una heterosexual.

La despenalización del aborto, que ya obtuvo media sanción en Diputados y espera este 8 de agosto por el tratamiento en Senadores, es otro de los temas que costó hacer público pero que finalmente se hizo, con un gran debate nacional y diversas opiniones a favor y en contra. Pero se debate.

Sin embargo, y en tiempos de cambios, hay algunas leyes que datan de la época de la dictadura militar, como la que rige la actividad de los albergues transitorios a nivel nacional, que están bajo un código de convivencia promulgado en 1978. Esa normativa, por ejemplo, prohíbe el ingreso a este tipo de hoteles de más de dos personas a una habitación. Con esto quedan excluidos aquellos que desean formar un trío sexual o las parejas swinger.

Esto motivó que el legislador porteño Sergio Abrevaya, del partido Generación para un Encuentro Nacional (GEN), presente un proyecto de ley para modificarlo. "Somos conscientes de que la sociedad del siglo XXI ha cambiado muchísimas cosas y creo que lo que proponen está ajustado a las normas de comportamiento de la sociedad. Si lo piden por algo será, sería actualizarse", manifestó Eduardo Moyano, presidente de la Asociación Albergues Transitorios de Mendoza.

Si bien la presentación la ha realizado un legislador de la Ciudad de Buenos Aires y es promovida por la Cámara de Propietarios de Alojamientos (CAPRAL), que es la entidad que agrupa a los telos en la Capital Federal, podría tener alcance nacional a través de la Federación Argentina de Alojamientos por Horas (FADAPH). "El diálogo ha comenzado en Buenos Aires porque sabemos que allá son la punta de lanza, pero en el proyecto de ley interviene la cámara nacional nuestra, por lo que tendría alcance a todo el país", aclaró Moyano.

Enrique De Oto, responsable de las campañas publicitarias del hotel La Luna, sostuvo que "la tendencia es esa, que los telos se transformen en lugares swinger" y consideró que si no se implementa sería una mala noticia para este rubro hotelero: "Si esta ley no prospera lo único que van a lograr es que se agudice cada vez más el sector de los hoteles alojamientos. Ya este año cerraron 13, porque el mercado está cambiando. Los chicos de entre 18 y 25 años cada vez usan menos los hoteles alojamientos, porque al hacerse más fuerte la movida swinger buscan otras alternativas, como un departamento privado".

En cuanto a esta actividad, De Oto manifestó que este tipo de hoteles es el lugar más seguro e higiénico para practicarla: "Qué mejor que un telo, que te da todas la condiciones de seguridad e higiene para que puedas realizar un trío o compartir una habitación con otra pareja".

Pero también están los que no ven con buenos ojos esta iniciativa, como lo manifestó Aníbal Rosas, de Palmeras del Sol. "Me parece que va contra la moral y las buenas costumbres de estos establecimientos. Los albergues transitorios siempre estuvieron en el ojo de la tormenta y los asocian a la prostitución, cosa que no es real. No estaría muy de acuerdo", manifestó.

Tampoco consideró que esta apertura genere una mayor clientela. "No creo que nos favorezca desde ese punto, porque para hacer ese tipo de actividad se necesitaría más intimidad. Por ejemplo, en el centro proliferan los departamentos que ocultamente los alquilan para parejas. Ahí tendrían más privacidad que en un hotel alojamiento".

Emilio Castro, encargado de El Marqués, se mostró a favor de la iniciativa. "Me parece bien que haya una reforma. Hay tantos cambios culturales en la sociedad que hace falta una actualización en lo que hace a la regulación de este tipo de actividad", sostuvo.

"Hoy estamos viviendo una realidad que no está acorde a la reglamentación vigente, al menos la que yo conozco, que es la provincial y la municipal en la que yo me encuentro", agregó.

Sobre si reciben consulta de clientes por la aceptación de tres personas en una habitación o de dos o más parejas, contó que sí, aunque aclaró: "El trío no corresponde a ninguna reglamentación, es una actividad que no la estamos permitiendo. Tampoco si dos parejas quieren compartir una habitación, eso no se puede".

En tanto, Sergio Abrevaya (GEN), el legislador porteño que presentó este proyecto de ley, explicó su postura durante esta semana: "Hoy la demanda, sobre todo en el sector joven, es más libre. Ellos quieren tener sexo cuando quieran y con quien quieran, obviamente que respetando los metros cuadrados que tenga cada habitación. Entonces no puede estar regulado por una ley de la época de la dictadura".

El tema está planteado y el sector de los hoteles para parejas por hora busca una reconversión, pensando en los nuevos tiempos y para superar la crisis que los azota.

Pocas cocheras ocupadas. Se nota en los telos la recesión que se vive en la Argentina.

Pocas cocheras ocupadas. Se nota en los telos la recesión que se vive en la Argentina.

También sufren la crisis, con una caída que llega al 20%

La crisis económica del país está afectando también al sector de los hoteles transitorios en Mendoza, que ha sufrido el cierre de trece en lo que va de este año. "Estimamos una caída del 20% en lo que va de este año", comentó Eduardo Moyano, presidente de la Asociación de Albergues Transitorios de Mendoza.

Sobre los motivos que llevaron a esto, además de los altos costos productos de las tarifas e impuestos, se suma la disminución de los clientes que buscan satisfacer un deseo sexual en estos lugares. "Lo que disminuye es la frecuencia. La gente va menos y es lógico, por una razón de bolsillo", agregó Moyano.

Uno de los hoteleros que debieron cerrar un albergue transitorio fue Aníbal Rosas, quien explicó que "la actividad no está ajena a la economía del país y ha decaído mucho. Yo tenía dos hoteles y he cerrado uno porque no era rentable".

En coincidencia con Moyano, Rosas enfatizó: "La gente ha cambiado los hábitos y la frecuencia también. Los que iban todos los fines de semana ahora van uno o dos días al mes y en nuestro mercado eso repercute fuertemente".

Una de las alternativas que buscan los hoteleros es ofrecer un periodo más de tiempo en lugar de bajar el precio, como lo explica Emilio Castro, encargado del hotel El Marqués. "Yo promociono con el tiempo en lugar de hacerlo con el precio. Tenemos una tarifa plana, pero lo que hacemos es que durante el día se alarga el tiempo de duración del turno", dijo.

"Estamos atravesando una crisis que es general. Argentina toda la está atravesando. Yo lo que veo en esta actividad es que se cae la rentabilidad, ese el problema más grande que hay", agregó Castro.

Los departamentos que se alquilan por horas o por un día, e incluso los hoteles de pasajeros, son los competidores de estos albergues transitorios. "La competencia desleal es muy grande en Mendoza, porque lo que más abundan son los hoteles de turismo trabajando con parejas", comentaron desde la Asociación de Albergues Transitorios.

Mientras, Enrique De Oto, responsable de las famosas campañas publicitarias de La Luna, dio su punto de vista ante el cierre de algunos hoteles. "Se estarán preguntando por qué y la respuesta la tienen en la punta de la lengua: por no innovar", comentó haciendo alusión a sus publicidades callejeras, que siempre son motivos de asombro y sobre todo atractivas.

Dejanos tu comentario