Mendoza Domingo, 29 de julio de 2018

Rosa Pereyra y sus Historias bajo la luna

Ganadora. La escritora de 83 años, que se desempeñó como docente en la escuela Almafuerte en Guaymallén, se alzó con el certamen literario Vendimia 2018 en la categoría cuento

El pasado martes se reunió el jurado de la categoría cuento del certamen literario Vendimia 2018, integrado por Mercedes Fernández, Roque Humberto Grillo y Fabricio Márquez, quienes luego de deliberar sobre las propuestas decidieron que la obra ganadora fuese Historias bajo la luna, de Rosa Pereyra, quien se presentó bajo el pseudónimo de Enrique Canoso.

Los miembros del jurado se refieren al cuento diciendo que "se acuerda que esta sea la obra ganadora porque la autora lleva al lector, con aciertos y solvencia, a transitar atmósferas que tienen injerencia en lo rural, en la leyenda, en los mitos. Se observa un sutil manejo del terror, lo fantástico y el realismo costumbrista. Hay, además, una muy interesante dosificación del humor, tramado con la poesía, una personal forma de decir, de seleccionar los nombres de personajes, refranes, sentencias y dichos regionales y muchas veces costumbristas".

"Se trata de un texto que realiza un importante rescate antropológico, con un glosario incluido, pero que no pierde nunca la función principal del cuento, que es la evocación. Puede asegurarse que dentro del difícil género de la literatura popular, en cada página se refuerza el objetivo de emocionar y conmover, resultando vivificante encontrar textos que recuperan el contenido de viejas palabras al tiempo que nos ofrecen nuevos decires", agregó el jurado de la categoría.

Escenario habló con Rosa, quien se mostró muy emocionada de haber obtenido este premio. "Tengo una alegría y satisfacción muy grandes porque la verdad es que es el premio que quería ganar", dijo la escritora.

Rosa ya había obtenido un premio similar en el año 2013 pero en el rubro poesía. En aquel momento, el título ganador fue Recelo de pájaros, y la emoción también fue muy intensa.

"Ese premio fue completamente inesperado. En cambio este quizás sí tenía una corazonada pero me satisface más porque era la otra actividad que hago, el cuento, y también quería obtenerlo. Ahora puedo decir que lo gané en mis dos actividades", reconoció con mucha alegría en su voz.

Para participar en este certamen hay que presentar la carpeta con el trabajo a postular para luego ser calificado por el jurado. La edición 2018 también tuvo como ganadores a Sabrina Usach en poesía, Juan Manuel Montes en infanto-juvenil, Juan Martín Suriani en novela y Marcos Martínez en dramaturgia.

Todos los ganadores tendrán la presentación de sus respectivos ejemplares en la Feria del Libro de Mendoza 2018, dedicada a Liliana Bodoc.

Historias bajo la luna se titula el cuento con el que Rosa Pereyra se alzó con esta distinción, entre un total de 32 postulantes.

"Supongo que le va a gustar a la gente y van a poder entrar a los cuentos, que son 32, porque están hechos de una forma abierta para compartirlo, compartir lo que uno siente, lo que uno tiene, lo que uno ha heredado", dijo Rosa sobre este libro.

La escritora recuerda que con tan solo 8 o 9 años empezó a vivenciar este libro, basado en historias reales.

Es que cada una de las 32 historias son recuerdos, historias y vivencias de su familia. Rosa Pereyra nació en Villa Casana, La Rioja, pero a los 2 años de edad se vino a vivir a Mendoza. Es que tras el parto, su madre, María Higinia Fernández, perdió la vida y quedó con su papá, Israel Pereyra, en la vecina provincia. Al tiempo su tío, el hermano de su madre, Dionisio Fernández, y su esposa, Guadalupe Mariza, dicidieron traer a la pequeña Rosa a su casa en Mendoza.

De esta manera su vida se dividió entre Mendoza y La Rioja, en donde le quedaron sus hermanos, sus abuelos y su padre. Mientras que en la provincia del sol y del buen vino estaban sus "otros padres" (tal como ella dijo).

"Estos cuentos son historias de un lugar de gente nativa, sencilla. Hay ancianos, adultos y niños, todo tipo de personajes que van sucediendo y vivenciando distintas experiencias. Yo soy del campo y he escuchado historias de mis padres, tíos, tías, vecinos, abuelos. Son historias que estaban en mis recuerdos que he ido transformando en cuentos", contó Rosa a Escenario.

En nuestra provincia vive en Villa Nueva, Guaymallén, en donde ha vivido durante sus más de 80 años en Mendoza.

En ese lugar se atesoran todos los escritos y trabajos que ha cosechado a lo largo de los años. Además se ha alzado con 42 premios en poesía y alrededor de 30 en cuentos.

Siendo una niña ya empezó su amor por la escritura. "Mi papá de acá leía muchísimo y me transmitió esa pasión por la lectura, entonces yo siempre que podía iba a leer a la biblioteca popular Almafuerte, acá cerca de mi casa. También me acuerdo cuando era chica que era común que las mujeres memoricemos versitos para relatar. Yo con 9 años ya los escribía además de memorizarlos, entonces ahí empecé con esta pasión", recordó Rosa.

Por otra parte, los cuentos comenzaron a florecer en ella en 1985.

"Mi papá se enfermó y yo mientras lo cuidaba hablaba mucho con él y me empezó a contar historias de su infancia que empecé a guardar en escritos. Somos los dos provenientes del mismo lugar y nos escribieron una carta de nuestro pueblo diciendo que había una tremenda sequía. Ahí nació mi primer cuento, al que titulé Sequía. Me imaginé subida a un monte mirando el valle seco y escribí. Los cuentos son como las cerezas, escribís uno y de ese nace otro", reflexionó Rosa.

Durante 26 años se dedicó a la docencia, fue maestra de grado, vicedirectora y finalmente directora, cargo con el que se jubiló hace más de 20 años. Su vida docente pasó por dos colegios: la de El Vergel, en Lavalle, durante solo tres años, y la escuela Almafuerte, en donde pasó 25 años e incluso cursó su colegio primario.

"Mi primer libro de poesía se llamó Rosa y Laurel y era poesía escolar. Fue en el año 1974 y tuvo tres ediciones", contó la artista.

A lo largo de su carrera, Rosa Pereyra ha escrito más de 600 cuentos y cientos de poesías, pero no todos se han publicado sino que muchos, más de 30, están en carpetas guardados en su casa.

"Ahora estoy escribiendo en un taller de cuentos con Mercedes Fernández y llevo 22 trabajos este año. Con este premio, los otros y mis libros publicados puedo cerrar el boliche tranquila", cerró Rosa Pereyra, con una alegría y pasión admirables, tanto como su obra.

Dejanos tu comentario