Mendoza Sábado, 9 de junio de 2018

Quieren prohibir las tachas, pero las comunas se oponen

Fue presentado un proyecto de ley para que se las quite de las calles por los problemas de todo tipo que ocasionan.

Tachas en las calles. Molestas para muchos. <b>Foto: Maximiliano Ríos.</b>

Un proyecto del diputado Mario Vadillo, del Partido Intransigente (ex Protectora), que busca prohibir el uso de las tachas reductoras de velocidad puestas en las calles mendocinas levantó la voz de referentes de las comunas del Gran Mendoza que defendieron las ventajas de su colocación.

Al pedido del legislador se sumaron ayer decenas de quejas de los oyentes de radio Nihuil, que estuvieron de acuerdo con quitarlas de las calles porque "para lo único que sirven es para romper los autos".

La propuesta se basa en la "cantidad de denuncias de accidentes viales que se producen a causa de las tachas, no solo de vehículos sino de ciclistas y motociclistas que se caen", dice el escrito que ya fue presentado en la Legislatura.

Para Vadillo, las tachas tienen que respetar las normas IRAM y deben tener sujeción de plástico "no de metal, ya que es común que esos pernos salten. Además no tienen superficie antideslizante y su posición transversal complica aún más la situación de ciclistas y motociclistas".

Otro de los temas que cuestionó fue la durabilidad de estas herramientas, que se atornillan al asfalto generalmente en tres hileras.

"Se rompen muy frecuentemente e incluso hay vecinos que las sacan. Esto, en realidad, es un gran negocio del fabricante de tachas ya que es el encargado de mantenerlas", comentó el referente del PI, y añadió que por su estructura tienen una vida útil de entre 3 y 4 meses.

"Hay que comprar por ejemplo 5.000 tachas y ¿quién va ir a verificar si se pusieron o no? Hay un buen negocio del fabricante de tachas en el tema mantenimiento", denunció.

La otra cara

Para Ernesto Gómez, director de Seguridad Vial de Mendoza, las tachas como otros elementos han sido estudiados por expertos, y "si bien un auto que pasa a alta velocidad puede dañarse; hemos comprobado que son eficientes para reducir la velocidad. Son muy útiles como complemento de la seguridad, no tenemos informes sobre accidentes por esta causa. Bien señalizadas cumplen con el objetivo, que es reducir la velocidad de los automóviles".

En Godoy Cruz, hace varios años que lucen en esquinas y en las inmediaciones de las escuelas. Para Lisandro Delgado, director de Tránsito del municipio godoicruceño, "son una herramienta muy importante, y está demostrado que bajaron los accidentes en las esquinas donde están. Los autos bajan la velocidad, ayudan a dar prioridad al peatón".

Destacó que las tachas corrigen "una conducta que no tenemos que es bajar la velocidad, el respeto por el otro". Además aseguró que está comprobado estadísticamente que han bajado a la mitad los accidentes en las esquinas en las que se pusieron estos elementos.

Otro de los municipios que apuestan a sumar más tachas es Guaymallén. "Las vamos a ir colocando porque la Ley de Tránsito las autoriza y nosotros privilegiamos el bien común por el interés particular. Si se rompe un tren delantero me tiene sin cuidado. Lo que no me gusta es que se rompa una vida humana, y presentar un proyecto aduciendo que se rompe un tren delantero es poner las cosas en un orden donde no corresponde", dijo el intendente Marcelino Iglesias.

En Las Heras si bien no se ven tantas tachas como por ejemplo en Ciudad y Godoy Cruz, no descartan nuevas, siempre atendiendo a los reclamos de los vecinos. "Tenemos muy pocas, la gran mayoría las puso la gestión anterior. En el Parque de la Familia existen con el fin de conectar el sector norte con el sur", explicó Francisco Lo Presti, secretario de Obras y Servicios Públicos lasherino. "Pondremos tachas donde realmente hagan falta, vamos a estudiar bien las zonas, y siempre teniendo en cuenta la opinión de la gente", afirmó.

En Luján es una medida efectiva

En Luján de Cuyo, los funcionarios de la Comuna confían en la efectividad de esta medida -la colocación de tachas- para mejorar el tránsito. Héctor Garzón, subsecretario de Tránsito y Seguridad, comentó que si bien apelan a ponerlas en esquinas y zonas cercanas a las escuelas, no han saturado las calles.

Para dar un ejemplo de su efectividad, dijo que en la calle Viamonte, en la curva que desemboca en calle Chile, hay unos guardarrail que siempre se llevaban por delante los automovilistas que circulaban a gran velocidad. "Una familia que vive en esa zona siempre nos decía que tenían miedo de que algún día los agarrara un auto; por eso, 200 metros antes de esa esquina pusimos tres hileras de tachas y se solucionó el problema", ejemplificó el referente comunal.

Dejanos tu comentario