Mendoza Domingo, 11 de marzo de 2018

Pronostican un otoño caluroso y con sequía

El SMN explica en su informe trimestral que sigue el fenómeno La Niña. Eso hará que se extiendan las altas temperaturas. También habrá escasez de lluvias. Ambas condiciones podrían causar pocas nevadas durante el invierno

El Servicio Meteorológico Nacional emitió su informe trimestral y para Mendoza el pronóstico podría resumirse en pocas palabras: calor y sequía. Los próximos meses toda la región tendrá temperaturas superiores a lo normal y, además, habrá precipitaciones escasas. Investigadores locales se arriesgan a decir, incluso, que podríamos tener otro año con pocas nevadas en el invierno. De acuerdo con el informe, para los meses de marzo, abril y mayo se esperan precipitaciones inferiores a lo normal en la región de Cuyo y temperaturas superiores a lo normal en prácticamente todo el país.Según explicó el meteorólogo difusor Ignacio Amorín, se esperan precipitaciones deficitarias y todavía estamos dentro del fenómeno de Niña débil. "Hay una tendencia a pasar a la neutralidad, pero la atmósfera sigue con la inercia, no es un paso inmediato de un fenómeno al otro. Esa inercia responde al fenómeno La Niña y hace que en los próximos meses tengamos menos precipitaciones", comentó.El fenómeno de La Niña fue el que causó las sequías, que se notaron con mucha intensidad en la región pampeana y que en la nuestra también produjo menos precipitaciones durante el verano.Investigadores locales se arriesgan aún más y pronostican que a largo plazo podríamos pasar un invierno con poca nieve en alta montaña, como el del año pasado. Juan Rivera, investigador del Ianigla, dijo que se espera que a final del otoño deje de haber Niña y que es probable que "eso implique menos nieve". "De cambiar rotundamente a un fenómeno Niño, eso va a ser a fines de la primavera. Si bien La Niña fue débil, el impacto que tuvo fue fuerte porque hubo importantes sequías", explicó."No me extrañaría que el otoño sea seco como fue el verano y no me extrañaría que la primera parte del invierno venga medio deficitario", agregó Amorín.Más calor"Hay 80% de probabilidades de tener temperaturas superiores a las normales", afirmó Amorín sobre el otro aspecto del comportamiento del tiempo para los próximos meses. Para el Gran Mendoza, la temperatura media oscila en el otoño entre los 14° y 16° y según las estimaciones de los pronosticadores podrían ser de un par de grados más. Eso, acompañado de la ocurrencia de algún viento Zonda podría empujar los promedios."Si hay menos precipitaciones, vamos a tener mayor cantidad de días con menos nubes y por las tardes en marzo y abril las temperaturas serán altas. De la única manera de que haga frío en otoño es si está nublado", analizó Amorín.Y agregó que se espera que en los próximos meses se pase de este fenómeno global de La Niña a condiciones de neutralidad. "En ese caso, cuando no hay fenómenos a gran escala se miden oscilaciones internas que son más chicas y, por ejemplo, si hay alteraciones de los vientos en la Antártida o en Indonesia, eso repercute 20 días después en la Argentina. Cuando no hay fenómeno a gran escala, hay que estar siguiendo la evolución más seguido. Por lo pronto para todo el trimestre deberíamos esperar a que la atmósfera responda a La Niña", aseguró Amorín.El meteorólogo recordó que durante todo 2017 hubo en el océano temperaturas bajas pero no alcanzaban para determinar un fenómeno Niña. "No era suficiente para que el criterio se cumpla, pero la atmósfera viene arrastrando lo mismo desde hace un año. Lo particular es que es débil. La perspectiva es que si una corriente intraestacional no favorece las precipitaciones, vamos a seguir en sequía", concluyó.