Mendoza Miércoles, 27 de diciembre de 2017

Productores frutícolas dicen que no hay a quién venderle

Explican que esta situación se repite todos los años y que esperan soluciones de fondo de parte del Gobierno local

"El año pasado, a esta altura estábamos igual y dije que ahora pasaría lo mismo. Y pasó", recuerda Mario Leiva, presidente de la Sociedad Rural de Valle de Uco. Los productores temen que no haya mercados para colocar la producción de frutas de carozo y que muchos deberán dejarla en las plantas.Desde el sector afirman que una serie de factores, desde climáticos hasta económicos, ha puesto a las frutas de carozo frente a un panorama negativo. "Alertamos de que el sector productivo se encuentra muy golpeado en estos momentos, por lo cual sería de gran ayuda que el Gobierno intervenga para ayudar a los productores", advirtieron desde la Unión Frutihortícola de Mendoza."Ya sea el durazno, la manzana o la pera, toda la producción regional está en caída por muchos factores: el productor está desfinanciado, el producto no vale, está atrasado tecnológicamente, y el acceso a los créditos bancarios es muy engorroso. El productor tiene una carga impositiva muy fuerte, no tiene acceso a la tecnología y tiene costos enormes, estamos fuera de competitividad", graficó Leiva. Y adelantó que pedirán una audiencia con el gobernador para no estar discutiendo lo mismo dentro de un año."Esto no se arregla subsidiando el precio del durazno. Esto se soluciona con diseños de financiamiento y con plata, con fondos y líneas de créditos a largo plazo para los productores. No estamos en la agenda de esta gente", sostuvo en referencia al Gobierno, y dijo que no habrá mercado para vender las frutas porque lo que absorve la industria no alcanza.Omar Carrasco, presidente de la Unión Frutihortícola de la región Cuyo, dijo que en las fincas se ha dejado mucha mercadería y que el "panorama es muy triste". "Los que tienen carozo en este momento están complicados. Mucha fruta se maduró de golpe y no hubo cosechadores, los mercados están muy frenados y las ventas, muy caídas", afirmó.El dirigente se explayó sobre los factores que determinaron esta situación. Dijo que se exportó menos de lo que se esperaba y que eso se volcó al mercado interno, sumado a que es un año de gran producción por lo que hay sobreoferta. "Los costos de cosecha, de traslado y demás gastos, sin contar el valor del producto, ya son más altos que los que paga una fábrica. Hay fruta en las plantas; el que quiera puede ir y aprovechar y cortarla", sostuvo Carrasco.Comentó que otro problema con el que se encontraron los productores es que no hay mano de obra. "Los jóvenes no quieren ir a trabajar a lo frutihortícola porque pretenden ganar mucho, pero los números no dan. Este año, por ejemplo, un productor pagó $150.000 de luz por el pozo y empezás a sumar cómo han subido los impuestos y no lo podés cubrir", agregó.Posibles solucionesPara Mario Leiva, la solución para la situación de los productores no está en manos de un ministro sino que tiene que venir de políticas de Estado a nivel nacional. "Si no, lo que va a pasar es que Mendoza va a quedar cerrada en productores muy concentrados, que van a hacer los que introduzcan la hortaliza y alguna que otra fruta, y va a pasar como con la uva, que cada vez se concentra más", opinó.Dijo que comprar un riego por goteo tiene un costo aproximado de 3.500 dólares por hectárea y que sólo lo pueden hacer quienes tienen grandes fincas. "El Estado se tiene que hacer cargo del problema, que tenga políticas agropecuarias para sus productores. Acá todo lo que es tecnología tiene que tener un plazo de 30 años, que es como cuando se compra una propiedad", sostuvo.Opinó que también deberían tener sistemas diferentes para afrontar los costos sociales de los trabajadores. "Como hoy no se pueden afrontar esos costos, lo que sucede es que el productor reduce su área de siembra y trabaja la familia. El que toma a un trabajador en la informalidad termina con un juicio laboral", agregó.Carrasco dijo que, a corto plazo, esperan que se reactiven las ventas con las Fiestas y que a mediano y largo plazo hay que trabajar con el registro de matriz productiva para tener medidas anticipadas. "Tienen que participar varias entidades e Irrigación va a tener un papel importantísimo, porque ellos van a pasar el informe de dónde están las fincas que tienen producción", explicó.

Dejanos tu comentario