Mendoza Domingo, 15 de julio de 2018

Mujeres al Kilimanjaro: una expedición con firma femenina al África

La travesía es organizada por un par de mendocinas. Treinta mujeres viajarán con la intención de hacer una cumbre no sólo deportiva, sino también espiritual

Belén y Popi. Son las que motorizan la travesía a África.

La travesía que iniciarán en octubre 30 mujeres al monte Kilimanjaro (5.895 metros sobre el nivel del mar) en África no será, definitivamente, una más entre tantas. No lo será sólo por una cuestión de género, que de por sí ya es su sello distintivo, ni lo será tampoco porque sea en otro continente. Será diferente porque desde su concepción es distinta a cualquier otra expedición. Porque un par de montañistas mendocinas concibió una idea en donde escalar será mucho más que un desafío físico y personal, será un desafío en tribu.

La expedición Mujeres al Kili nació de una idea de Belén Escudero (41) y de Popi Spagnuoli (41), ambas mamás y amigas que salían a correr juntas. Belén tiene cuatro hijos y es divorciada. A lo largo de su vida ha viajado y tuvo la oportunidad de ir alguna vez al Kilimanjaro. Popi está casada y tiene un hijo, es guía de montaña y dedica su vida a escalar y a enseñar. Con puntos en común y con diferencias, en una de esas tardes en las que corrían se les ocurrió emprender esta travesía.

Decidieron que esa idea no se quedaría sólo en una expresión de deseo, comenzaron a trabajar y desde que empezaron a presentar y a promocionar el viaje en poco tiempo ya habían conseguido completar los cupos. Había, claramente, muchas mujeres que se querían reunir para hacer un tour que no fuera de compras. El grupo tiene integrantes de lo más variado y ya se entrenan para la cumbre del monte más alto de África, aunque llegar a la cima de la montaña no es el objetivo principal de este viaje, por insólito que eso parezca.

A la entrevista con Diario UNO, las dos mendocinas organizadoras de la expedición, llegan vestidas "de civil", con jeans, botas y suéter. Llevan el pelo suelto y un maquillaje suave para las fotos. La cita es en un café de la Peatonal. ¿Por qué no en la montaña y con la ropa para escalar? Porque, afirman, el hecho de ser andinistas no las encasilla sólo en ese rol. Ahí, otro de los sellos de este grupo.

La travesía quedará además documentada por un grupo de mendocinos. La dirección de la película es de Ciro Novelli, pero en la montaña quien estará a cargo será Silvana Díaz Coppoletta. -¿Cómo surgió la idea?-Belén Escudero: yo hace cinco años había ido al Kilimanjaro, y cuando iba subiendo vi a un grupo de mujeres y me encantó. Les pregunté y me dijeron que eran inglesas y me quedé con eso en la cabeza. Cuando íbamos bajando le dije al guía que un día iba a hacer una expedición de mujeres. Un día corriendo y viendo hacia atrás me di cuenta de que amo la montaña y a mis hijos. En ese replanteo le dije a Popi que se me había ocurrido hacer un viaje al Kili y ella me dijo que se animaba a ser guía.-¿Por qué eligieron el Kilimanjaro como primer punto?-Popi Spagnuoli: por el destino, es como muy atractivo. Es la montaña más alta de África y está dentro del circuito de las Seven Summits y es la más sencilla, es la que todo el mundo hace primero. Además tienen un servicio logístico que ayuda mucho a que la gente vaya y haga cumbre, hay porteadores que te llevan todo, cocineros, va un guía cada dos o tres personas. Entonces nos pasó que hay muchas mujeres que quieren ir a la montaña y sienten que si no son la ultra deportista no van a poder. Por eso dijimos de acercarles la montaña a estas mujeres. ¿Y por qué femenina? Creo que es el momento, había un nicho que nadie estaba atendiendo.-¿Cómo es el grupo que va a viajar?-PS: es de lo más heterogéneo. La más chiquita es una periodista que tiene 30 años y es de InMendoza. Después la que sigue debe tener unos 37 y las demás son todas de 40 y hasta 55 más o menos. Tenemos de todo: abogadas, actrices, profesoras de Educación Física, masajistas.-¿En lo físico, están haciendo un entrenamiento previo?-PS: les pedimos una base normal, que vayan a caminar y a subir el Cerro Arco todas las semanas y un buen estado de salud. Todavía nos quedan dos meses y nosotros les mandamos unos lineamientos con objetivos intermedios. Ya hicimos una salida en Vallecitos y después queremos subir un 4 mil.-También hay un aspecto espiritual y emocional en la expedición...-BE: con nosotras también viene Fafa Point que es otra amiga que va a ver toda la parte interna, que nos ayuda en toda la parte hacia adentro, en la cumbre interior. -PS: acá lo lindo del grupo es que las mujeres tenemos esa cuestión de la empatía naturalmente, podemos ponernos en el lugar de la otra. Ese lazo, eso que se va a creando, hace un sentimiento de grupo muy lindo. -Ni siquiera está la presión de "hagamos cumbre"...-BE: no, para nada. Esto es una experiencia que ya empezó, que ya nos está cambiando.-PS: nos gusta diferenciarnos también en eso, no es sólo ir y subir una montaña, eso lo vende cualquiera. Primero que somos sólo mujeres y después está esta patita de Fafa que hace biografía humana. Entonces les vamos dando algunos textos para profundizar alguna temática.-BE: queremos que sea una experiencia enriquecedora en todos los sentidos, más allá de lo deportivo. Porque estar siete días subiendo un cerro tiene muchísimo mérito, pero también queremos que sea un enriquecimiento de adentro.-PS: la montaña también se presta para hacer un poco de esto de introspección, una va a la montaña y lo que hace es una meditación activa. -¿El ambiente de montaña es difícil para una mujer?-PS: es un ambiente más masculino, machista en algunos casos. Yo no me he sentido discriminada por ser mujer, pero sí hay que estar demostrando que te la podés bancar.-BE: la idea es que nosotras acerquemos la montaña a cualquier mujer, no es que nosotras vivimos vestidas de montañistas.-La convocatoria al Kili ya es un éxito. ¿La van a repetir para el año que viene?-PS: la idea es hacerla todos los años en octubre y seguir en esta modalidad. Vamos a ofrecer un trekking para Año Nuevo en Plaza de Mulas, para brindar en la montaña. -BE: también queremos hacer Nepal y en julio Bolivia porque nuestra intención también es que quienes nos guíen sean mujeres. Les tenemos que facilitar el trabajo a otras mujeres. En Bolivia la idea es ir con las Cholitas escaladoras.-Es un momento especial este de la mujer...-BE: es un momento de empoderamiento, de volver a la tribu, nuestra intención es ayudar a las mujeres a animarse.-PS: ojo, que no somos feministas, pero queremos ayudar a las mujeres a que vean que sí se puede, lo que pasa es que hay que encontrar el camino. Las agencias que nos emiten los boletos aéreos nos decían que hasta ahora lo que veían de viajes de mujeres eran los tours de compras a Miami, quedás encasillada en eso.

Dejanos tu comentario