Diario Uno > Mendoza

Mosquitos: cada vez resisten más

"A la noche pongo la pastillita y también uso repelente, pero de todas formas los mosquitos mepican. Ya no sé qué hacer", dice María Pérez (34) en la cola de la farmacia, mientras espera

asesoramiento para sobrellevar mejor la presencia del molesto bichito y atenuar su preocupación

porque uno de estos días puede aparecer el dengue en la ciudad.

La sensación generalizada entre los mendocinos es que los mosquitos de esta temporada

nacieron con un "plus" de durabilidad porque no hay nada que los mate.

Y realmente así es. Según el departamento de Zoonosis de la provincia, cada año, estos

insectos desarrollan resistencia a los productos que usualmente son utilizados para combatirlos.

"Normalmente los mosquitos hacen resistencia, de un año para otro, a los productos de uso

común, a las concentraciones de Dietil Toluamida (DEET). Por eso, hay que ir aumentando las dosis.

Sin embargo, hasta el momento no hemos visto el mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue, sino

del mosquito común el Culex", explicó Juan Tejada, veterinario a cargo de Zoonosis provincial.

Para el profesional, la mejor prevención es "hacerle la vida imposible al bicho común y al

transmisor del dengue", evitando su proliferación dentro del hogar y por lo menos a 200 metros a la

redonda de las casas.

Por eso, además de la limpieza de acequias, descacharrados de patios y techos, cada ama de

casa debe ejercer un estricto control sobre el agua limpia que reposa en piletas, juguetes de los

chicos que quedaron eventualmente bajo la lluvia, recipientes utilizados para juntar el agua que

sale de los acondicionadores de aire o aquellos que cumplen igual función detrás de las heladeras,

sin olvidar los floreros.

Tejada recordó que "el mosquito transmisor del dengue, el Aedes no prolifera en agua sucia.

Entonces, debe limpiarse el borde las piletas a diario porque allí ponen los huevos o el bebedero

de los perros, esos lugares que juntan agua clara".

Qué productos usar

Iris Aguilar, jefa técnica de la Dirección de Atención Primaria de la Salud, recomendó algo

muy simple: leer las instrucciones de los productos insecticidas para hacer un buen uso de ellos.

"Un repelente con DEET –hasta ahora el componente químico más efectivo contra la picadura del

mosquito– tiene unas cuatro horas de efectividad,por eso no dura toda lo noche. Lo más indicado es

hacer una serie de acciones en conjunto, limpiar siempre, poner tela mosquitera en las ventanas,

utilizar las pastillas o líquidos específicos para espantar los mosquitos. No es efectivo utilizar

productos de forma aislada" ,explicó la profesional.

Los bebés son los más desprotegidos

En el caso de los bebés menores de seis meses, deben utilizarse barreras físicas contra estos

insectos –por ejemplo, la colocación de un tul en la cuna– y acompañar con la pastilla, poniéndoles

vinagre de manzana o limón diluidos. El limón o el vinagre "les seca un poco la piel, porque cambia

el PH y ya no son tan apetecibles para el mosquito".

 Embed      
El mosquito más común, Culex.
El mosquito más común, Culex.
 Embed      
El mosquito más común, Culex.
El mosquito más común, Culex.
 Embed      
El agua estancada y la suciedad son el hábitat ideal para que los mosquitos comunes proliferen.
El agua estancada y la suciedad son el hábitat ideal para que los mosquitos comunes proliferen.