Mendoza Martes, 19 de diciembre de 2017

Mendoza contará con la figura del Abogado del Niño desde 2018

Tendrá dedicación personal y exclusiva, para garantizar la protección de los derechos y demandas de los menores. La capacitación arranca en el primer semestre del año próximo

Desde mediados de 2018, los niños mendocinos podrán tener un abogado particular con dedicación personal y exclusiva para que sus derechos y demandas estén garantizados ante la Justicia. Será toda una novedad que quedó plasmada en un convenio firmado entre la Suprema Corte y el Colegio de Abogados de Mendoza, a través del cual se crea el Cuerpo de Abogados del Niño, que incluye a todos los menores. Se trata de un instrumento jurídico muy nuevo en el Derecho, que en Mendoza se viene aplicando de forma experimental en el Este provincial y que ahora se va a estrenar en el Gran Mendoza y Lavalle.La nueva figura alcanzará a los menores inmersos en juicios o procedimientos de los fueros de Familia, Civil y Administrativo. Siempre, los niños y adolescentes han estado representados en el sistema judicial, pero a través de un abogado provisto por el Estado conocido como asesor de Menores, quien es parte de la estructura del Ministerio Público Fiscal.El asesor de Menores tiene por función representar y velar por los derechos de un menor que por diversas razones es parte de un proceso judicial como acusado, como víctima o como individuo cuyos derechos han sido vulnerados. La novedad es que a través de la figura del Abogado del Niño, los menores de edad podrán tener un abogado propio y particular. Ramiro Villalba, letrado y miembro del Colegio de Abogados será el responsable de liderar la capacitación que arrancará en el primer semestre del año próximo para formar el Cuerpo de Abogados del Niño. En diálogo con Diario UNO, Ramiro Villalba explicó que "los menores pueden necesitar un abogado para que sus derechos no queden vulnerados, por ejemplo, en una sucesión, en la que no tienen a sus padres para resguardar el patrimonio"."O cuando -agregó- pierden a un progenitor en un accidente de trabajo fatal y son ellos los herederos de las indemnizaciones que deba pagar el empleador". Pero sobre todo, explicó el profesional, "los hijos son el botín de disputa y confrontación de muchos ex matrimonios y padres separados, en donde quedan en el medio de un conflicto sin poder resguardar todos sus derechos con plenitud". Al respecto, Villalba recalcó que "venimos a complementar la gran tarea de los asesores de Menores, quienes, a veces están colapsados con la cantidad de casos que atienden, y que a diferencia del abogado particular, su tarea es la de garantizar los derechos del menor y asesorar al juez que interviene". "En cambio -indicó Villalba- el abogado particular puede ocuparse personalmente y pelear por el menor como parte activa del proceso". Explicó que "el Abogado del Niño es un instituto que se viene pregonando desde la creación de la Comisión de los Derechos del Niño que firmó la Argentina, y cuya aplicación quedó refrendada en un fallo de la Corte provincial".Un caso testigoVillalba trajo a cuento un caso del 2015 del que fue protagonista y en el que a un menor un juez le asignó una abogada particular. "Era el caso de una mamá que no dejaba que su hijo tuviera contacto con el padre. Yo como abogado del papá planteé un reclamo en la Justicia de Familia, pero ella tenía la representación legal y la guarda de su hijo". "Entonces -dijo Villalba- reclamamos que la mamá no podía actuar en el expediente por cuenta y nombre de su hijo porque ella tenía una postura parcial y un interés personal en no dejar que el padre lo viera. Demandamos un abogado para el niño y el juez de Familia nos hizo lugar"."Después vino otra etapa, porque costó muchísimo que la madre permitiera a la abogada del menor entrevistar a su hijo, pero como era una decisión judicial, finalmente tuvo que acceder. De este modo, el menor, más allá de que quisiera o no ver a su padre, tenía un interlocutor imparcial en un caso en donde se discutían justamente sus derechos".Desde la Suprema Corte el ministro del tribunal, Julio Gómez, destacó: "Cuando hablamos del interés superior del niño, tenemos que hacer efectivamente las cosas que sirvan para la aplicación exacta de sus derechos; contar con un abogado que tenga una visión desde la visión del niño es esencial, para que el derecho se pueda realizar". Jorge Nanclares, titular de la Corte, dijo que "es muy importante porque surge la necesidad de un Abogado del Niño a partir de la reforma del Código Civil Argentino".

Dejanos tu comentario