Diario Uno > Mendoza

“Me cuesta reponerme del sexo”

Conocí a un señor y estuvimos saliendo durante cinco meses, todo maravilloso, una químicaincreíble ambos. El tema es que de un momento a otro me dijo que había conocido a alguien y que lo

nuestro no podía seguir adelante. Lo acepté, pero al cabo de dos días comenzó a buscarme

nuevamente, el tema es que me dice que está enamorado profundamente de la otra mujer, pero... me

sigue buscando a mí; es más, nos seguimos viendo porque realmente yo estoy muy enamorada de él y

seguimos manteniendo relaciones y es algo maravilloso lo que nos pasa. Necesito un consejo, ¿qué

hago, sigo? En realidad, no lo entiendo y me está volviendo loca el tema.

Florencia

Estimada Florencia: Le aviso de entrada que esto puede resultar difícil, pero mi respuesta a

su pregunta puntual "¿qué hago, sigo?" es la siguiente: basta, córtelo, es suficiente, no da más.

Lamento si soy duro, pero de lo que usted cuenta hay algo que queda claro, él no la quiere. De un

momento a otro la cambió por otra de quien dice estar enamorado profundamente (?). Todo esto

después de estar cinco meses con usted y de estar dos días con ella; obviamente la profundidad de

sus sentimientos (los de él), dicho en mendocino, es bastante pandita. Le vuelvo a pedir disculpas,

pero usted dice "es algo maravilloso lo que nos pasa". En realidad, lo que le pasa a él es que

tiene su amor oficial y "otra" que le banca todo lo que quiera. Me parece que usted no está

enamorada de él, sino que está enamorada de lo que usted piensa de él, que no se condice con la

realidad. Por una cuestión básica de autoestima, ¿usted se merece este tipo de relación? Le hago un

planteo simple: cuando usted esté enferma, un resfrío común, nada complicado, ¿quién la va a

ayudar? ¿Va a ser él el que vaya a la farmacia, le haga un tecito y le haga compañía o eso queda

para aquella de la que él dice estar enamorado? Cuando haya que postergar a alguien, sea por una

salida (que si es pública usted no puede tener), una fiesta (estas fiestas), ¿con quién va a

pasarlas él? Me imagino que con su amor, que no es usted. Nuevamente le pido que me perdone, pero

tengo que ser franco y me parece que en este juego es usted la única que pierde y no creo que se lo

merezca. No deje que la vuelvan loca, lo que usted da en una relación es muy valioso como para

dárselo a quien no lo valora. Gracias por su confianza, perdón por la franqueza y buena suerte.

Usted se la merece.

Hace dos años terminé con mi pareja y durante ese tiempo no tuve sexo con nadie. Hace unos

meses empecé una nueva relación sentimental, ya hemos tenido sexo varias veces, pero me duele mucho

y no me resulta placentero. ¿Esto tiene que ver con ese largo período de abstinencia?

Nancy, 23 años

Estimada Nancy: Por lo que me describe, lo que está sufriendo es una dispareunia, lo que

significa justamente relaciones sexuales dolorosas. Como en otras oportunidades hemos contestado,

toda dispareunia es orgánica hasta que se demuestre lo contrario. Esto quiere decir que en la mayor

parte de los casos las relaciones sexuales dolorosas obedecen a algún problema físico, que puede

ser infeccioso, inflamatorio o irritativo. Por ejemplo, si bien es raro, hay personas que tienen

alergia al látex de los preservativos y que manifiestan esa alergia con una irritación que produce

dolor. Sería importante determinar en qué momento aparece el dolor, si desde el comienzo de la

excitación, si al penetrar, luego de un rato o en el momento del orgasmo. Además resultaría útil

saber si en el momento de la penetración la lubricación es o no suficiente. La lubricación vaginal,

como su nombre lo indica, sirve para que la penetración sea más fácil; para que esa lubricación se

produzca hace falta que la mujer se encuentre excitada y con una buena estimulación durante un

tiempo relativamente prolongado, a diferencia del varón. Muchas parejas inician la penetración

cuando él ya está listo y ella todavía no, y esto produce dolor y justamente ese dolor hace que

todo el ciclo de la excitación se interrumpa y ya no va a aparecer lubricación. Esto último que

describimos podría considerarse una causa "funcional" de dispareunia. Como siempre insistimos,

buenos tratamientos van precedidos de buenos diagnósticos, por eso le aconsejo que concurra a la

consulta ginecológica. Es raro que un período de abstinencia largo genere estos problemas. Gracias

por su consulta.

Tengo 44 años, pero siempre me ha costado reponerme, cuando tengo sexo, de la primera vez. Es

decir que, quizá, hasta un día y a veces más para tener ganas nuevamente. He pensado que quizá mi

cuerpo es lento para recrear nuevos espermatozoides, es como si tuviera esa sensación. Muy rara vez

alguna chica me estimula suficiente para tener una segunda erección. ¿Cómo puedo mejorar eso?

Gracias.

Douglas

Estimado Douglas: Cuando se produce la eyaculación, el hombre entra en lo que se denomina

período refractario. Este período significa que va a necesitar un tiempo para volver a tener otra

erección y una nueva relación sexual. Una de las características del período refractario es el

hecho de que varía de acuerdo con la edad del varón. En varones muy jóvenes puede estar alrededor

de los 3 minutos, por ejemplo. A medida que pasan los años va aumentando, entonces en un varón de

su edad serían normales alrededor de 15 minutos. Pero en su consulta hay dos datos interesantes, el

primero es que esto le ha ocurrido siempre, desde el inicio de sus relaciones sexuales. El segundo

dato es que "muy rara vez alguna chica me estimula suficiente para una segunda erección". Conforme

el primer dato, uno podría pensar que usted funciona así, o sea que una relación alcanza para estar

satisfecho. Pero el segundo comentario indica algo más específico, que es que con alguna pareja, a

veces, ocurre esta segunda erección. Entonces me surge una inquietud: ¿es realmente un problema en

cuanto al período refractario o es un problema de deseo? En esas circunstancias, luego de eyacular

¿conserva el deseo para tener una segunda relación o se siente satisfecho? Si se siente satisfecho,

no configura ninguna anormalidad, no hay un manual de normas que digan cómo tienen que ser las

relaciones sexuales. Esa es su pauta y listo. Si no es así, hay deseo pero no puede recuperarse,

puede ser un problema. Piénselo un poco y veamos a qué conclusión arriba. En cuando a la producción

de espermatozoides, no se preocupe, no tiene nada que ver. Gracias por su consulta.