Diario Uno > Mendoza

Más personas eligieron pasar fin de año en las playas chilenas

Aunque el cambio no favorece, este año más personas decidieron cruzar la cordillera para pasar fin

de año en las playas de Viña del Mar y Reñaca. Esto sorprendió al personal de Migraciones, que

esperaba un flujo menor al del año pasado, y confirma que recibir el Año Nuevo del otro lado de la

cordillera, con el espectacular show de fuegos artificiales, se ha convertido en un clásico para

muchos mendocinos.

En números concretos, según datos brindados desde el escuadrón 27 de Gendarmería en Punta de

Vacas y desde la aduana unificada del complejo chileno Los Libertadores, el 30 y 31 de diciembre

cruzaron 2.035 personas más hacia Chile, lo que representa un aumento del 15%.

"La verdad, no lo esperábamos; creíamos que iba a haber mucho menos movimiento. De hecho,

preveíamos que el 30 pasaran unas 5 mil personas y el 31, un número similar. Pero desde las cero de

este último día hasta las 17.30 salieron del país 6.500 personas. Eso fue increíble, pues cruzó

mucha gente en muy poco tiempo", precisó Mauricio Spitalieri, delegado de Migraciones en la

provincia. A su vez, contó que hasta el momento la espera máxima ha sido de cinco horas y media y

que la mínima ronda los treinta minutos.

Ello se debe, afirmó, a la implementación del sistema Codo a Codo en la aduana unificada que

funciona en Los Libertadores, el cual fue puesto en funcionamiento el 10 de diciembre pasado. Antes

del mismo, para salir del país había que pasar por dos ventanillas, y ahora se ha reducido a sólo

una.

Según Spitalieri, este cambio ha hecho que hasta el momento no se hayan registrado esperas de

nueve horas para cruzar a Chile, tal como ocurrió el año pasado. "Es mucha diferencia. De hecho,

los que en 2008 viajaron para esta época destacan el cambio. No ocurre lo mismo con aquellos que

nunca pasaron para fin de año, pues la espera aún sigue siendo mucha", admitió el delegado de

Migraciones en Mendoza.

La prueba de fuego del sistema, justamente, fue el 30 y 31, cuando se produjo el mayor flujo

de turistas hacia el país vecino. Esos días, quienes decidieron cruzar la cordillera debieron

esperar, según Spitalieri, un máximo de cinco horas y media.

Ya cruzaron 26.337 personasDesde el 28 de diciembre pasado hasta ayer al mediodía habían

cruzado a Chile 26.337 personas, de las cuales se estima que el 80% son de Mendoza y el resto

provienen de Córdoba, San Luis y Buenos Aires. El día más movido fue el 31, cuando pasaron 7.398

turistas. El más flojo, en tanto, fue el 1 de este mes, con 841 personas.

Más allá de la sorpresa en Migraciones por el flujo de ingresos registrado los dos últimos

días de 2009, lo cierto es que desde el 31 hasta ayer inclusive fueron más las personas que

salieron de la provincia por el Arco de Desaguadero que las que partieron rumbo a Chile.

Salida por La Paz

El flujo vehicular hacia el Este, por La Paz, ha sido constante los últimos días de 2009 y

los primeros de este 2010. De hecho, desde el 31 hasta ayer, según informaron desde la Comisaría 51

de Desaguadero, habían salido de la provincia 12.702 personas. Esta cifra supera a la registrada en

la aduana unificada de Los Libertadores, desde donde informaron que durante el mismo período

cruzaron a Chile 12.351 turistas.

Si bien la temporada alta de vacaciones recién comienza, esta cifra puede ser un indicador de

que este año quizás muchos mendocinos decidan no ir a Chile y optar por otro destino más económico.

Es que el peso chileno se ha revaluado y los servicios turísticos en general registran en el

país trasandino una suba del 30%, lo cual incidiría para que muchos terminen eligiendo la Costa

Atlántica antes que la del Pacífico.

De todas maneras, por ahora son todas conjeturas, ya que la temporada recién comienza y habrá

que esperar algunos días más para evaluar hacia qué latitud se ha volcado la mayoría. Por lo

pronto, se puede decir que fue intenso el flujo vehicular a Chile los últimos días del año, no así

las primeras jornadas de este 2010. Como sea, habrá que esperar para saber.