Mendoza Sábado, 9 de junio de 2018

"Macri debió hacer un pacto al principio"

Daniel Pizzi, el reelegido titular de la UNCuyo aseveró que el país necesita un gran acuerdo nacional para salir de la eterna crisis.

Desde el Salón Triangular y sus panorámicos ventanales, Daniel Pizzi tiene a un golpe de vista la ciudad y el arenoso pedemonte. Apostado en la cima del rectorado, gobernará por cuatro años más los destinos de la UNCuyo (Universidad Nacional de Cuyo), desde el exótico despacho que ha visto pasar a los rectores de los últimos años.

Con un segundo mandato ratificado hace pocas horas en las urnas y en primera vuelta, el ingeniero Pizzi acepta meterse en el fangoso terreno de la política, la realidad nacional y la situación del Gobierno.

Entusiasta impulsor del proyecto de Cambiemos que encabezaron la alianza formada por la UCR, el PRO y la Coalición Cívica, Pizzi se mete de lleno en la actualidad de última hora.

-¿Qué opina de la actualidad del gobierno de Macri?

-Creo que ha cometido algunos errores pero no tengo la formación técnica para opinar al respecto. Sin embargo hay un ensayo de la UBA (Universidad de Buenos Aires) que lo realizó sobre el registro histórico de la contabilidad argentina de los últimos 117 años en el que concluye que sólo hubo 7 años de superávit fiscal. Evidentemente estamos ante un caso gravísimo y si agrega que cuando uno llega al gobierno, se da cuenta que para equilibrar ingresos y egresos tiene un déficit de unos $200 mil millones, digo que tiene un problema delicado y serio".

-¿Y cómo se sale de eso?

-Yo aún comparto los tres lineamientos de Cambiemos: transparencia, empleo e inversión y se está haciendo el intento pero está claro que los argentinos deberíamos cooperar para sacar al país adelante con un proyecto autosustentable.

-¿Cómo construye la cooperación?

-Es un tema exclusivamente político y son los políticos quienes deberían llegar a un gran acuerdo nacional. Sé que es muy difícil pero el presidente Mauricio Macri debió hacerlo al principio de su mandato.

-Ahora lo propuso, pero con inflación, dólar y el FMI nadie se quiere subir.

-Porque en el fondo el problema de la Argentina fue y sigue siendo la administración y gestión de la política. Si nosotros no llegamos a un acuerdo nacional para poner proa en una dirección y sustentarla en el tiempo esa va a ser una desgracia. No hace falta ir a buscar ejemplos a Suecia o a Finlandia. Está Chile que lo tenemos a 200 kilómetros. Deberíamos tener algo de conciencia nacional para hacer un análisis y ver que las idas y venidas de la política en 100 años son lo que ha perjudicado el crecimiento de la Argentina. Esto se arregla con un acuerdo nacional.

-¿Cómo se lograría?

-Hay que sentar a los que están interesados en el desarrollo genuino y hacerlo, porque hasta ahora lo que se hizo fue repartir empleo poniendo la maquinita (de emitir moneda) a funcionar y se ha demostrado en el mundo que eso no funciona. No tenemos la capacidad de gestión del país para llevar una economía ordenada. No sabemos administrar sabiamente nuestros escasos recursos.

-Usted dijo que hay errores.

-¡Claro! No es posible que con el nivel de inteligencia y organización que hay en la Argentina todavía dependamos de cómo nos va a ir con las cosechas en el sector agrícola. No tenemos la capacidad de generar valor a lo que producimos y ese déficit también es nuestro (del sector universitario) porque hay una realidad muy negativa: el escasísimo impacto que tienen los ámbitos de investigación en la Argentina.

-¿Que los promueven las universidades?

-Así es y hay una gran discusión de fondo y política porque recibimos recursos del pueblo argentino no solo para educar sino para investigar y que nos permita dar valor agregado a nuestros productos y servicios.

- Volvió el FMI, ¿vuelve la idea del arancelamiento?

-No, no, en absoluto. No creo que haya un interés serio del Gobierno en meterse en camisas de once varas. Eso sería comprarse un problema político y social y creo que el Gobierno nacional no debería seguir generándose más problemas. Además, mire le pongo el caso mío: mi padre con un taller mecánico jamas podría haber pagado la universidad a mí y a mis dos hermanos, que somos todos profesionales. Ninguno habría terminado la universidad si hubiera estado arancelada. Yo nunca hubiera sido ingeniero ni mucho menos habría llegado a estar sentado acá. Es básico entender esto.