Mendoza Sábado, 11 de agosto de 2018

Los niños del Notti recibieron juguetes hechos en la cárcel

Unos 280 internos trabajan desde marzo 4 horas por día para poder entregarlos por el Día del Niño.

Sorprendido. La jefa de prensa del Notti, Ana Espinoza, entrega uno de los juguetes envuelto en papel celofán. <b>Foto: Maximiliano Ríos.</b>

Por quinto año consecutivo, los chicos internados en el hospital Notti recibieron regalos por el Día del Niño hechos por internos de las penitenciarías de Mendoza.

Autitos, rompecabezas, juegos de mesa y de encastres, todos de madera, son algunos de los juguetes que se les entregaron a los niños, que en total sumaron 440 piezas envueltas prolijamente en papel celofán.

Pero estos juegos son entregados no solamente a los pequeños del hospital pediátrico sino también a uniones vecinales, centros comunitarios y otros espacios de contención infantil. Por eso, en total se estima que se entregarán en lo que queda de agosto unos 4.000.

Los internos pertenecen a las penitenciarias en Boulogne Sur Mer, San Felipe, Almafuerte y Unidad 3 (de El Borbollón, Las Heras).

El paciente trabajo de los presos comienza en marzo, para llegar a agosto con la producción total de los juegos.

"Todos son de madera y se hacen gracias a las donaciones que realizan diferentes negocios del rubro. Lamentablemente este año bajó la producción porque no recibimos mucha ayuda, a diferencia del año pasado que alcanzamos a hacer unos 5.000", explicó Juan Pablo Rodríguez, jefe de la Unidad de Producción Penitenciaria.

La mayoría de los internos que intervienen en este trabajo solidario son aquellos que se están iniciando en el curso de carpintería, aunque también hay adultos que llevan muchos años encerrados y les gusta colaborar.

En total son 280 internos que ponen manos a la obra durante estos meses previos al Día del Niño. Entre ellos, hay mujeres, unas 30, que se inclinan por hacer peluches, prendas para niños y ropita para muñecas, entre otros artículos.

"Los juguetes también son para sus propios hijos, que vienen a visitar a los internos e internas ese día festivo", comentó el referente de la unidad penitenciaria.

Por día, hombres y mujeres de distintas edades trabajan alrededor de 4 horas.

Esta tarea fue creciendo con los años, y cuando comenzó, en 2013, la producción de juguetes llegaba a 1.000. "De a poco se fueron sumando más interesados en hacerlos y comenzamos a recibir materiales donados y por eso crecimos bastante", contó Rodríguez.

Subproductos

Las limitaciones para seguir creando objetos lúdicos vienen del stock de materiales que reciben en donaciones. "Cuando necesitamos otros insumos, hacemos otros productos y con eso compramos lijas, cola para pegar y todo lo que necesitamos", explicó.

Una de las alternativas que ofrecen los objetos que se regalan es que pueden pintarse, es decir que los propios chicos pueden jugar y adecuarlos a sus gustos.

Otra de las acciones con tinte solidario que hacen en los talleres de las penitenciarias de la provincia son atriles y pizarras que se colocan en los pasillos del Notti con el fin de que los niños que esperan turno para ser atendidos se entretengan dibujando.

"Los internos esperan todo el año esta fecha para comenzar a hacer los juguetes, es algo que les gusta y les hace muy bien", dijo Rodríguez.

Bien recibidos

El director ejecutivo del Notti, Raúl Rufeil, destacó la colaboración que realizan todos los años los internos al entregar "estos juguetes sencillos, muy lindos que nos hacen acordar a cuando éramos chicos. No son los típicos electrónicos que se usan ahora, por eso los valoramos tanto", aseguró.

También resaltó que la respuesta de los internados es muy buena, ya que muchos les hacen dibujitos y se los mandan para que los cuelguen en la pared. Los juguetes que sobran se los entregan a la gente que viene por una consulta o a la guardia.

Dejanos tu comentario