Mendoza Martes, 12 de junio de 2018

Los hermanos mendocinos que llegaron a Moscú fabricando cerveza

Partieron desde El Bolsón en un micro Bedford 64 convertido en motorhome y laboratorio de destilado. Luego de dos años de travesía están a la tierra del Mundial

Los hermanos Federico y Lucas Martino no conocen de barreras o impedimentos. Su aventura comenzó hace dos años. Recorrieron América desde El Bolsón hasta México vendiendo cerveza que ellos mismos fabricaban en un viejo micro modelo 1964 que convirtieron en Motorhome y ahora están en la Plaza Roja de Moscú esperando el partido contra Islandia y preparando más cerveza para vender y vivir.

Los hermanos cuentan que estaban en el Bolsón buscando un vehículo para convertirlo en casa rodante y laboratorio cervecero cuando encontraron el viejo Bedford ´64 a 300 metros de donde paraban. El micro estaba tan estropeado que tardaron 10 meses en ponerlo en condiciones.

El BedFord '64 en el que viajaron desde El Bolsón a México.
El BedFord '64 en el que viajaron desde El Bolsón a México.

Habían ido a El Bolsón porque "es tierra de lupus" y querían poner en práctica las técnicas de destilación que habían aprendido en Mendoza, con la idea de hacer un largo, largo viaje. De hecho, durante la entrevista con Diario UNO mediante Instagram Live, los hermanos aparecían en pantalla bebiendo cerveza en el sexto piso de un bar moscovita, frente al viejo edificio de la otrora temible KGB de la Unión Soviética.

"Empezamos en El Bolsón un 12 de febrero de 2016. Tomamos al Norte la ruta 40 porque tiene poco tránsito y nos servía para aprender a manejar bien el Bedford", explicó Lucas, por Instagram, apurando un trago y con la remera del Tomba.

"Siempre la idea fue encontrarse con el mar porque sabemos que la cerveza va de la mano con la playa. Así que pasamos por Córdoba, por Santa Fe y cruzamos a Uruguay e hicimos todas las costas de Brasil, Venezuela y Colombia, y ahí fuimos hasta México", contó sonriente Federico, con la camiseta de Argentina.

"Ahí bajamos a Centro América e hicimos Belice, Guatemala y Hondura. Volvimos a México, dejamos el bus y nos tomamos el avión a Rusia", explicó.

Antes de subir al avión con destino Rusia.
Antes de subir al avión con destino Rusia.

¿Y cómo se hace para dejar el bus en México y partir a Rusia?, se les preguntó. Como si hablaran de lo más sencillo del mundo, los hermanos Martino explicaron que "en Honduras estábamos haciendo una cocción de cerveza abierta en un hostel cuando se nos acercó una persona que tiene un restaurant y que siempre había querido a hacer cerveza artesanal y que se estaba por ir al exterior a hacer un curso y que quería montar su cervecería".

Los hermanos le contaron su travesía, hablaron de sus conocimientos y cerraron trato: conocimiento a cambio de pasajes.

"Hicimos la cervecería en una semana y a las dos semanas estaban probando lo que produjimos con esos equipos nuevos, y la verdad que quedó muy contento y nosotros también", contó Federico, acodado en la baranda del sexto piso del bar moscovita con el segundo vaso en la mano.

Aunque no pudieron cruzar el océano con el motorhome, la producción de cerveza negra, rubia, roja e ipa continuó en suelo ruso. "En las grandes ciudades hay venta directa de insumos para los productores, si no, contactamos a bares o cervecerías que nos dan una mano y nos venden parte de su stock", explicaron los emprendedores.

En plena producción de cerveza para el MotorBar.
En plena producción de cerveza para el MotorBar.

Sin embargo, a pesar de tener una cocción encaminada, por cuestiones legales no pueden comercializar su cerveza en Rusia. "Tenemos la intención de ir con la heladerita a donde haya argentinos, pero no para vender ni hacer negocio, sino para hacer presencia con la cerveza", contó Federico. "Por suerte hemos pegado onda con estos bares y cervecerías y nos han ofrecido crear eventos para poder comercializar nuestra cerveza con ellos y que sea legal."

En Rusia el fútbol no se encuentra entre las principales pasiones y hasta hace pocos días el clima no era el de un mundial. "Hoy (por el martes) estuvimos acá en el centro en la Plaza Roja y ya se empieza a ver muchedumbre, sobre todo sudamericanos con cánticos y los europeos con pelucas.

Nosotros tratamos de sumarnos y divertirnos un poco", contaron los mendocinos ansiosos por que empiece a rodar la pelota de la FIFA.

"El sábado creo que vamos a ir al Fan Fest, pero estamos a la búsqueda insaciable de entradas, así que cualquier dato nos viene diez puntos. Poder ver a la Selección Argentina en la cancha sería coronar el sueño", se imagina Lucas con la luz de la ilusión en los ojos. "Además, sería un honor para nosotros compartir una cerveza de nuestra producción con el plantel de la Selección después del Mundial", agregaron.

"Cuando uno está intentando cumplir su sueño empieza a recibir ayuda de todas las personas. Aquel que quiere y se lo propone puede. Para los que estén en esa situación, anímense.", concluyeron los hermanos Martino desde Moscú, a dos días de empezar a vivir lo que hace dos años parecía una locura.

Facebook: Motorbar

Instagram: @motorbar

Producción periodística: Sofía Bordón