Mendoza Martes, 13 de marzo de 2018

Llega con su videojuego a la meca mundial

Ignacio Baldini Pescarmona desarrolló su producto para PC y lo presentará en dos grandes ferias en San Francisco

De a poco, un nicho de la industria tecnológica, como es el desarrollo de videojuegos, se está haciendo un lugar y un nombre en Mendoza entre el competitivo mundo de este rubro a nivel global.Ahora Bacus Studios, una micropyme fundada por Ignacio Baldini Pescarmona, está llegando a las grandes ligas con un videojuego de acción para PC que se llama Triden's Wake, que presentará en la meca de esta industria en San Francisco, en dos eventos de primer nivel. Estará en la Game Connection (GCA), que es una gran ronda de negocios, y la Game Developers Conference (GDC), el punto donde se juntan "los tipos grosos" de la industria que marcan tendencias en el consumo mundial.Para Baldini esta es la gran oportunidad. Allí buscará un publisher, un distribuidor que le asegure la entrada al gran mercado internacional, que pueda vender el producto en otros idiomas y que los presente a los influencer del mercado que puedan multiplicar su visibilidad.Pero llegar hasta allá no resulta fácil para una micropyme conformada por dos socios y 7 profesionales contratados en forma temporaria y que ha desarrollado todo su trabajo íntegramente desde Mendoza.Para toda esta promoción han recibido el empuje de la Asociación de Videojuegos de Argentina (ADVA), de la que es el representante por Mendoza, y de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, que le han dado el apoyo para promocionarse en la mejor vidriera del mundo.Baldini se tiene fe, porque el producto es muy bueno y porque está pensado para ocupar el lugar que dejó vacante entre los gamers el Helldivers, un juego de superacción que dejó de salir en el 2014. El videojuego no es sólo para adolescentes sino para gente mucho más grande también, destaca.Baldini tiene 31 años y estudió Relaciones Internacionales; intentó trabajar en política pero "me di cuenta de que era muy pichón para eso, entonces decidí enfocarme en lo que siempre me apasionó que es el desarrollo de videojuegos"."Hicimos muchos intentos y nos topamos con 35 paredes pero siempre seguimos adelante", sostuvo.Una de las dificultades más complejas que encuentran los microemprendimientos de base tecnológica es la falta de financiamiento bancario. "Los bancos no financian emprendimientos no tradicionales, prestan plata para comprar un tractor pero no para una pyme que no tiene capital. Nuestro capital es el recurso humano esencialmente. Esperemos que con ley de fomento audiovisual en la que trabaja la provincia esto cambie. Además necesitamos financiamiento con periodo de gracia, porque desde que empezamos un desarrollo hasta que el videojuego logre ser comercializado, puede pasar mucho tiempo", explicó el emprendedor.El otro cuello de botella que tiene esta incipiente industria local es la escasez de mano de obra especializada."Hay mucha gente interesada en entrar en el negocio, pero falta formación. Hasta ahora la única formación universitaria es una tecnicatura de la Universidad de Mendoza; hace falta una licenciatura y más oferta académica. Eso sería muy importante. Además no hacen falta sólo programadores, es necesario tener personal especializado de muchas áreas. Nosotros tenemos diseñadores, ilustradores, ingenieros pero todos se han tenido que especializar para este trabajo. Además cuando los proyectos empiezan a crecer hace falta contratar personal en áreas de marketing, hacen falta psicólogos y otros especialidades también".