Mendoza |

La médica mendocina que se juega en Haití

Antonia Gutiérrez (27) nació en San Rafael y es la menor de 8 hermanos. Terminó su secundaria en laescuela S218 "La Buena Madre" ubicada en un barrio urbano marginal en la isla del Río Diamante de

ese departamento. Hace 6 años se ganó una beca para estudiar medicina en Cuba, donde cursa su

residencia. Cuando se enteró del terremoto de Haití, organizó junto a otros residentes una misión

de ayuda y hace 10 días que está mendocina permanece en ese país junto a unos 200 médicos que

colaboran para mitigar el desastre.

Mientras se trasladaba en un colectivo junto a otros 50 médicos hasta uno de los

asentamientos -donde están creando una red primaria de salud- la joven doctora habló con

diariouno.com.ar

- ¿Cómo surgió la iniciativa de ir a Haití?

- Desde el primer momento en que nos enteramos nos pusimos a disposición. Yo hablé con los

residentes en Pinar del Río, que es la provincia donde estoy en Cuba y junto a la asociación de

residente hicimos una carta al ministro de Salud de Cuba solicitando que nos enviara a Haití lo más

pronto posible, porque queríamos ayudar desde nuestra profesión al pueblo haitiano. No pedimos nada

a cambio y nos fuimos voluntariamente. Somos más de 200 médicos graduados de la Escuela

Latinoamericanaza de Medicina (ELAM) divididos en campamentos de 50 en diferentes poblaciones de

Puerto Príncipe (Capital de Haití).

- ¿Cuándo llegaron?

- El 7 de febrero y estamos por tiempo indefinido. No sabemos cuándo volvemos. Nuestro

objetivo es formar un sistema primario de Salud en Puerto Príncipe.

- ¿Qué fue lo primero que viste cuando llegaste a Haití?

- Teníamos mucha incertidumbre y mucho miedo porque no sabíamos con qué nos íbamos a

enfrentar. Lo primero que nos impresionó fue la gran cantidad de aviones de la Fuerza Aérea de

EE.UU. en el aeropuerto. Después, cuando salimos en colectivo para el campamento, vimos una gran

cantidad de movilizaciones en contra del Presidente (René Preval) y una gran cantidad de gente

viviendo en al calle, cocinando en la calle. Eso fue lo que más nos impresionó apenas llegamos. El

terremoto destrozó muchos edificios y casas. No hay agua potable, no hay alimentos.  Ahora que

ya pasaron unos días y estamos en contacto con la población vemos la gran cantidad de necesidades

que tiene la gente no solo de alimento y agua, sino la gran cantidad de problemas epidemiológicos y

sanitarios que sufren por el desastre.

- ¿Con qué te encontraste en los asentamientos?

Sobretodo enfermedades infeccionas y parasitarias. Muchas enfermedades crónicas, pero las que

más estamos tratando en este momentos son las enfermedades parasitarias infeccionas. Hay paludismo,

malaria, dengue y cólera.

- ¿Cómo se han organizado?

-Prestamos servicios médicos en asistencia primaria en los campamentos y derivamos algunos

casos al hospital de campaña que ha sido levantado en al Capital cerca del campamento. Son médicos

cubanos trabajando ahí que levantaron un hospital de campaña donde hay salón de cirugía, sala de

medicina interna, salón de obstetricia, laboratorio etc. En el campamento de la brigada hay chicos

de todos lados. Hay compañeros haitianos de la carrera que estaban estudiando en Cuba y vinieron

voluntariamente a ayudarnos a nosotros con el idioma. El gran problema que tenemos acá es entender

el kreyol, que es el dialecto que hablan los haitianos. Necesitábamos si o si la ayuda de ellos.

También hay estudiantes y médicos estadounidenses, africanos, y latinoamerticanos. En el campamento

donde yo estoy hay hondureños, argentinos, uruguayos, paraguayos, ecuatorianos. Todos somos

egresados de la Escuela Latinoamericana de Medicina.

 Embed      
Antonia Gutiérrez en una foto reciente.
Antonia Gutiérrez en una foto reciente.
 Embed      
Antonia Gutiérrez junto a una amiga cubana.
Antonia Gutiérrez junto a una amiga cubana.