Mendoza Viernes, 7 de diciembre de 2018

La Justicia suspendió las elecciones en la Sanidad

Los comicios se realizaban hoy pero una Cámara Laboral tomó la decisión de aplazarlas por el reclamo de la oposición

Las elecciones para renovación de autopridades que se iban a celebrar hoy en el gremio de la Sanidad (ATSA) fueron suspendidas por la Séptima Cámara Laboral a partir de un recurso de amparo presentará por la lista opositora que enfrentaba a la Comisión Directiva actual, que conduce Juan Carlos Navarro desde hace 33 años de manera ininterrumplida.

Para esta renovación de autoridades, se habían presentado dos listas: la oficial, Azul y Blanca, que encabeza Patricia lrrutia, como candidata a Secretaría General, y la opositora, la lista Celeste, que lleva a Carlos Pacheco (actual pro-secretario gremial), como cabeza de lista, pero con serias diferencias con la conducción actual del gremio.

La novedad para estas elecciones, ahora suspendidas por la Cámara Laboral y que lleva las firmas de los camaristas Ana María Salas y Sergio Jesús Simó, es que Navarro se apartaba de la conducción después de 34 años de liderazgo en el cargo, y después de conocerse su jubilación, lo que desató en la Comisión Directiva una profunda guerra interna.

Igualmente, iba a seguir ligado a la actividad sindical, ya que se había reservado el cargo de secretario de Vivienda, Deporte y Turismo, en caso que la lista oficialista obtuviera el triunfo en el acto eleccionario.

Pero la Junta Electoral del Sindicato, que según denunciaron, está integrada por gente allegada a Navarro decidió impugnar la lista Celeste, por lo que sus integrantes realizaron la presentación e la medida cautelar ante la Justicia, la que fue resuelta el miércoles último.

"La Junta Electoral ha decidido oficalizar la Lista Celeste como está integrada y lo que tenemos que definir en una nueva fecha de elecciones", afirmó el líder sindical tras conocer la decisión judicial

Navarro eligió como candidata a secretaria general de la Lista Azul y Blanca a Patricia Urrutia, una enfermera que se desempeña en el Hospital Scaravelli de Tunuyán, y que tendría un respaldo importante de una gran porcentaje de los 8.500 afiliados que tiene el gremio en Mendoza.

Navarro, de 69 años, que en momentos de su gestión tuvo llegada a la conducción política de la provincia, decidió alejarse de su cargo al frente del Sindicato de la Sanidad, aduciendo que el gremio necesita "una renovación", una expresión poco creíble en la oposición, ya que creen que su intención es continuar conduciendo desde otro cargo.

El sindicalista más antiguo de la provincia llegó a la conducción de ATSA en 1985, ya en plena democracia, mientras se desempeñaba como enfermero en el servicio de radiología del Hospital del Carmen, y desde febrero de ese año se mantuvo liderando el gremio, aunque tuvo que afrontar "fuertes tormentas" a través del tiempo.

Más noticias