Mendoza Domingo, 26 de agosto de 2018

La inseguridad es lo que más preocupa a los bikers de los Senderos

Luego de que un colega falleciera el lunes al caer de la bicicleta, los ciclistas dicen que el problema principal son los robos,

A pesar de la trágica muerte de un ciclista el lunes 20 de agosto, los Senderos de Chacras siguen luciendo a pleno, con cientos de bikers pedaleando entre las piedras y la tierra. Lo que dicen los que asisten con frecuencia es que el principal problema al que se enfrentan es la inseguridad, aunque luego de algunas reuniones con la Municipalidad de Luján y la Policía lograron conseguir mayor presencia policial.

La muerte de Antonio Esterlich de Panicis, quien recorría la zona conocida como el sendero número dos y cayó de su bicicleta, no generó un impacto negativo en los ciclistas desde el punto de vista de no volver a pedalear en los Senderos de Chacras, ya que lo tomaron como una situación que puede ocurrir en un deporte como el que practican.

Durante la mañana y el mediodía de ayer, cientos de ciclistas se dieron cita en los Senderos, para emprender, solos o en equipo, distintos recorridos arriba de sus bicicletas.

"Nosotros somos un grupo de 15 personas y tratamos de poder coordinar para salir un día de la semana a la siesta y después fijo un día del fin de semana. Si no es al mediodía es a la mañana, acá en los Senderos", explicó Marcelo Martínez (46), miembro del equipo Corazón de León, creado hace tres años.

En cuanto a las dificultades que atraviesan los ciclistas dentro del gran circuito, los miembros de Corazón de León destacaron que la principal es la inseguridad.

"No recomiendan ir hacia el norte porque hay algunos barrios conflictivos. Si vamos, tratamos de pasar rápido", continuó Martínez.

Hace unos meses a eso se sumó una seguidilla de robos en los que el modus operandi era el siguiente: un grupo de delincuentes frenaba a ciclistas que fueran solos o en grupos pequeños y les robaban las bicicletas y la indumentaria.

En parte el problema se solucionó tras algunas reuniones con la Municipalidad y la Policía, donde acordaron prestar mayor presencia de uniformados, pero al ser tan grande el terreno es difícil abarcarlo por completo.

A pesar de eso, los bikers destacan que es uno de los mejores lugares para practicar la actividad e incluso más seguro que otros como Barrancas o Papagayos, motivo por el cual se siguen juntando cientos de personas a pedalear.

Destacan la limpieza

Uno de los aspectos positivos y más remarcados por los bikers que habitualmente circulan por los Senderos es la limpieza.

"El lugar está bien, aunque hace un tiempito empezaron a ensuciarlo mucho. Sin embargo hubo algunas charlas, se tomó conciencia y ahora todo el que sale levanta su basura. Hay lugares donde no, pero están tomando conciencia", expresó Daniel García (52), quien hace ya 12 años que anda en bicicleta en los Senderos y es uno de los guías del grupo.

Al ser tan grande el terreno, si se realiza una recorrida se encuentran algunos sectores con basura, pero en líneas generales el recorrido está limpio, tal como indican los protagonistas gracias a un trabajo de concientización colectiva.

"Si vemos papeles o alguna cosa tratamos de levantarlo, y en las redes sociales se sube permanentemente cuando se ve mugre que el lugar es de todos y que si no lo cuidamos nosotros se pone feo", agregó Martínez.

Bajo la luna llena

Una de las experiencias recomendadas por los ciclistas es la de aprovechar las noches de luna llena para salir a pedalear.

Si bien la recomendación es no ir pasadas las 18, dado que hasta esa hora hay presencia policial, suelen armarse grupos grandes para esas noches, que culminan en una comida a la parrilla al llegar a destino.

Además, el horario nocturno suele ser muy elegido por runners o grupos que salen a caminar en esas jornadas de luna llena.