Diario Uno > Mendoza

La escucha telefónica de un asesinato

El Ga­to Mar­ce­lo Ara­ya y tres in­te­gran­tes de su ban­da fue­ron fi­nal­men­te im­pu­ta­dosayer por el do­ble cri­men de los al­ba­ñi­les del Ren­go Da­niel Agui­le­ra, per­pe­tra­do el 15

de ene­ro pa­sa­do en una ca­sa en cons­truc­ción de su pro­pie­dad, en un ba­rrio se­mi­ce­rra­do

de El Ca­rri­zal.

Con las prue­bas re­co­lec­ta­das por las in­ter­ven­cio­nes te­le­fó­ni­cas de la Jus­ti­cia

fe­de­ral el fis­cal es­pe­cial Da­niel Car­nie­llo los acu­só por el de­li­to de do­ble

ho­mi­ci­dio agra­va­do por el con­cur­so real de dos o más per­so­nas, que en ca­so de con­de­na

pre­vé la pe­na úni­ca de pri­sión per­pe­tua.

Da­río Eche­ve­rría y Ce­fe­ri­no Jo­sé Es­cu­de­ro fue­ron las ines­pe­ra­das ­víc­ti­mas de

aque­lla san­grien­ta tar­de que ti­ñó la jor­na­da con un ata­que ma­fio­so pro­pio de las

pe­lí­cu­las. Los ma­taron a gol­pes con un pi­co y a pu­ña­la­das.

El cri­men era un avi­so de lo que se ve­nía y te­nía co­mo ob­je­ti­vo cen­tral en el

me­dia­no pla­zo al mismísimo líder de la ba­rra­ bra­va del Tom­ba o a los in­te­gran­tes de su

fa­mi­lia.

Por cuer­da se­pa­ra­da, es­tos mis­mos acu­sa­dos se­gui­rán im­pu­ta­dos jun­to con otros

sie­te de­te­ni­dos en la cau­sa de la ban­da que in­te­gra­ban, la que se de­di­ca­ba al trá­fi­co

de dro­gas y al con­tra­ban­do, ex­pe­dien­te que tra­mi­ta en los juz­ga­dos fe­de­ra­les.

Ri­car­do An­drés Fe­rrey­ra Her­vi­dia, alias el Gran­do­te; el Hue­so Héc­tor Raúl

Mo­ra­les, el Co­lo Juan Car­los So­lar y por supues­to, el je­fe de la ban­da, Mar­ce­lo Ja­vier

Ara­ya, alias el Ga­to, se­ña­la­do co­mo ins­ti­ga­dor, son los cua­tro acu­sa­dos del do­ble

ase­si­na­to.

La es­cu­cha re­ve­la­do­ra

Ri­car­do Fe­rrey­ra: –Je­fe, ya es­tá lis­to.

Ga­to Ara­ya: –¿Qué pa­só?

Ri­car­do Fe­rrey­ra: –¿Sa­be qué, je­fe? Le di con el pi­co, le par­tí la ca­be­za (cuen­ta

en­tre ri­sas).

Es­ta frac­ción de un diá­lo­go mu­cho más lar­go es la más es­ca­lo­frian­te y cru­cial de

las escuchas que co­lo­caron a los cua­tro acu­sa­dos al bor­de de la con­de­na.

Las in­ter­ven­cio­nes te­le­fó­ni­cas de­tec­ta­ron el diá­lo­go en­tre Fe­rrey­ra y su

je­fe, el Ga­to Ara­ya, a quien tra­ta­ba de us­ted.

Allí, Fe­rrey­ra, se­gún lo han identificado los in­ves­ti­ga­do­res fe­de­ra­les, le

trans­mi­tía la no­ve­dad a Ara­ya de que la cri­mi­nal fae­na es­ta­ba cum­pli­da co­mo él lo

ha­bía pe­di­do.

Es más, an­te el pe­di­do de de­ta­lles Fe­rrey­ra se lo con­fir­ma a su je­fe con otra

fra­se no me­nos con­tundente: "Hay dos pe­rros muer­tos".

Diá­lo­gos cap­tu­ra­dos mi­nu­tos an­tes del ata­que an­ti­ci­pan los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra

in­gre­sar al ba­rrio con cla­ras in­ten­cio­nes de ma­tar, aun a ries­go de ser vis­tos.

El Ga­to Ara­ya dia­lo­ga con el Hue­so Mo­ra­les y le pre­gun­ta:

GA: –¿Có­mo es el lu­gar, hay otras ca­sas allí, hay mo­vi­mien­to, los ven a us­te­des?

HM: –Sííí, es un ba­rrio y hay gen­te por acá y nos mi­ra. Y me pa­re­ce que hay más

per­so­nas en la ca­sa.

GA: –Bue­no, pon­gan­se una ca­pu­cha, ta­pen­se con al­go por­que si­ no los van a ver y van

a te­ner que ma­tar a to­dos.

HM: –¡De una!

Ase­gu­ran los in­ves­ti­ga­do­res que ya con el cri­men con­su­ma­do los in­vo­lu­cra­dos

nos mos­tra­ron ni pe­na ni arre­pen­ti­mien­to. Sal­vo por el co­men­ta­rio de que el Hue­so

Mo­ra­les se ha­bía des­com­pues­to mientras ma­ta­ban a los obre­ros. Fe­rrey­ra se lo con­fir­mó

al Ga­to Ara­ya: "Sí, se pu­so a vo­mi­tar, es un es­pa­men­to­so".

En es­tos diá­lo­gos tam­bién se men­cio­na al Co­lo, a quien se iden­ti­fi­ca co­mo Juan

Car­los So­lar, que al pa­re­cer el día del asesinato se que­dó afue­ra es­pe­ran­do.

Sin du­dar­lo, tras el cri­men Ara­ya em­pe­zó a re­par­tir ór­de­nes. Le di­jo a Fe­rrey­ra

que se fueran de ahí a lu­ga­res pú­bli­cos con cá­ma­ras de se­gu­ri­dad pa­ra ser fil­ma­dos y

te­ner una coar­ta­da.

El cri­men que hun­dió a la ban­da

Has­ta esa tar­de del 15 de ene­ro, los in­ves­ti­ga­do­res de la Jus­ti­cia fe­de­ral

ha­bían em­pe­za­do a cer­car de a po­co a la ban­da del Ga­to, se­cues­trán­do­le al­gu­nos

ca­mio­nes con mer­ca­de­ría de con­tra­ban­do, pe­ro aún no ha­bían de­ci­di­do des­ba­ra­tar la

ban­da por com­ple­to.

En las es­cu­chas se siguió aten­ta­men­te la si­tua­ción del je­fe de la ba­rra bra­va del

Tom­ba, por­que ya se ha­bían he­cho co­men­ta­rios an­te­rio­res so­bre una or­den frus­tra­da de

ma­tar a uno de los her­ma­nos de Da­niel Agui­le­ra o una afir­ma­ción del Ga­to Ara­ya

di­cién­do­le a uno de sus sol­da­dos: "Hay que lim­piar­se al Ren­go".

El do­ble cri­men fue la prue­ba de que el Ga­to y sus ma­lean­tes ha­bían pa­sa­do

de­fi­ni­ti­va­men­te a la ac­ción en la gue­rra ya de­cla­ra­da con­tra los Agui­le­ra.

Si­tua­ción que ade­más que­dó plas­ma­da con otro men­sa­je ma­fio­so un par de ho­ras

des­pués: una de­ce­na de co­ro­nas de flo­res que le en­via­ron a la fa­mi­lia Agui­le­ra a su

do­mi­ci­lio.

El me­gao­pe­ra­ti­vo pa­ra des­gua­zar a la ban­da del Ga­to no es­pe­ró más y el domingo a

la ma­dru­ga­da 32 alla­na­mien­tos, la ma­yo­ría en el ba­rrio La Glo­ria, ter­mi­na­ron con

cin­co in­te­gran­tes de la ban­da de­te­ni­dos. Otros cua­tro cayeron ho­ras des­pués has­ta

lle­gar a 11, in­clui­do el pro­pio líder de la aso­cia­ción ilí­ci­ta.