Mendoza Sábado, 3 de noviembre de 2018

Inédito e histórico: Mendoza es la primera provincia en no asignarle sexo a dos persona

Aseguran que es la primera vez en el mundo que, sin intervención judicial, se acepta que no se consigne este dato en la partida de nacimiento. Recibió el respaldo del Registro Civil de la provincia.

Ni varón ni mujer. Así se autoperciben dos personas mendocinas que pidieron realizar los trámites para su nueva documentación, consignando que en su partida de nacimiento el casillero donde se contempla esa diferenciación figurara vacío. El Registro Civil de la provincia aceptó la solicitud, respaldada por un dictamen de la subdirectora de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia, Eleonora Lamm.

La funcionaria de la Corte local explicó que la decisión de la provincia es histórica porque se trató de un trámite administrativo. Es decir, no hubo necesidad de darle intervención a la Justicia.

La resolución 420/18 servirá como antecedente para que otras personas que se encuentren en la misma situación, y deseen realizar esta solicitud, puedan efectuarla con mayor celeridad, puesto que el camino burocrático está allanado.

Procedimiento

Lamm manifestó que tomó conocimiento de la situación porque una de las dos personas a las que les fue reconocido este derecho, se presentó en su oficina de la Corte. Recurrió a ella por un trámite con su prepaga, en la que le exigían la reasignación de género en el DNI.

"La persona que solicitó mi ayuda, argumentaba que no quería realizarse el cambio, porque no se identificaba ni como femenino ni como masculino. Le manifesté que legalmente, podría no identificarse con ningún género y le expliqué todas las posibilidades. Le dije que no habían antecedentes administrativos porque es el primer caso a nivel mundial. Pero que lo podíamos intentar.

Allí comenzó el camino del trámite protocolar: ir al Registro Civil a llenar el formulario. Ese organismo pone los nombres de pila que la persona elige y coloca que no quiere consignar sexo, conforme habilita la Ley de Identidad de Género, en su artículo dos.

La entidad pública solicitó a Lamm un dictamen y así lo hizo. "Argumenté que la Ley de Identidad de Género no se ha quedado en el binario, sino que habilita la vivencia de género interna e individual de cada persona, tantos géneros e identidades, y tantas identidades como personas", explicó la abogada.

Con ese dictamen comienza todo un proceso en el Registro Civil, en donde se exponen argumentos. "Fueron muchas reuniones y charlas y el pedido llegó hasta el gobernador", contó Lamm y subrayó que la resolución es importante porque es el primer caso en el mundo como antecedente administrativo, ya que no coloca definición en cuanto a sexo. "En otros países lo que se habilitaba era poner una U, X u otra cosa, pero no dejarlo en blanco. Aquí se permitió esto", sostuvo.

Para Lamm, "este cambio rompió con el binarismo y esto facilita otros trámites similares, que se deseen realizar. Es un paso histórico en pos de la igualdad verdadera de todas las personas. Deconstruir el binario respecto de las identidades en cuanto al género implica romper con categorías que hoy carecen de sustento. Es un paso hacia un mundo en el que todas las personas podamos ser reconocidas como tales".

Fundamentos

El director del Registro Civil de la provincia, Enzo Rizzo, explicó cuáles fueron los argumentos legales en los que se basaron para dar el visto bueno a la solicitud.

Mencionó, tal y como lo argumentó Lamm, que la ley nacional 26.743, de Identidad de Género, en su artículo dos, determina en forma expresa el reconocimiento a toda persona de su identidad de género, a su libre desarrollo de su persona en torno a ella, a ser tratada de acuerdo a ella y a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acrediten su identidad.

Además, Rizzo explicó que este pedido está avalado por la opinión Consultiva N° 24 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La misma se denomina "Identidad de Género e Igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo". Fue solicitada por la República de Costa Rica y data del 2017.

El funcionario recordó que los tratados internacionales tienen rango institucional en nuestro país, y ninguna norma puede anteponerse a la Constitución. La opinión consultiva asegura que ninguna norma, decisión o práctica de derecho interno, sea por parte de autoridades estatales o por particulares, pueden disminuir o restringir, de modo alguno, los derechos de una persona a partir de su orientación sexual, su identidad y expresión de género.

Con estas bases, además del dictamen de Lamm, Rizzo avaló el cambio.

Con esta determinación, Mendoza se convierte en pionera, no ya en el país, ni en Latinoamérica sino en el mundo, en materia de derechos humanos.

Más noticias