Mendoza Sábado, 10 de marzo de 2018

Hisa se puso a disposición del fiscal que investiga el asesinato de su ex esposa

El ex legislador dijo que nunca se fue de Tunuyán y que sigue en el directorio de Carleti, la empresa de su familia política. Rosana, hermana menor de Norma, aseguró que él cometió fraude.

Leonardo Hisa (58) se presentó a las 10.40 de ayer en la mesa de entradas de la fiscalía de Adrián Frick y entregó un escrito, en donde dejó sentado que sigue en la provincia, en su domicilio habitual del barrio Las Praderas, de Tunuyán, y que sigue trabajando en la empresa Carletti". "Ratifico mi voluntad de estar a disposición de la presente investigación", dijo con relación al homicidio de su ex pareja Norma Carleti (59), y de la que todavía sigue siendo para la ley su esposo formal y, por lo tanto le correspondería heredar el 50% de su fortuna.

Después de que se le recibiera el escrito, el ex legislador se retiró. Sin acusación en su contra, sin restricciones sobre sus movimientos, solo con su afirmación que concurrirá otra vez cuando se lo requieran.

La causa por el homicidio agravado por ensañamiento (el cadáver tenía 52 puñaladas) ahora tiene a los tres hijos de la víctima como querellantes. A Gastón y Germán Gómez, hijos de Carleti con Julio Gómez, su primera pareja, ya fallecida, ayer se le sumó Lucio Hisa, hijo en común de la víctima y del ex legislador Hisa.

Rosana Carleti (46), hermana de Norma, dijo ayer que "alguien miente" sobre la renuncia de Hisa a la empresa Carleti. "El martes (el homicidio fue el lunes a la madrugada) el presidente del directorio nos mandó un WhatsApp informándonos que Hisa había renunciado y que al día siguiente enviaría un correo informativo al respecto", contó.

Sostuvo que "no estamos acusando a nadie por el crimen de mi hermana, pero no vamos a parar hasta saber la verdad" y relató la difícil relación que tenían Norma y Leonardo Hisa.

Tan compleja era que "este lunes o martes mi hermana iba a iniciar el divorcio y una causa penal por fraude en la sociedad conyugal", dijo.

Sobre esta denuncia de fraude, la hermana de la víctima contó que "ellos tenían una sociedad anónima, Las Lomas (de negocios inmobiliarios y fincas) y él, sin decirle nada, la destituye del directorio y se queda con el 80% de las acciones, dejando a mi hermana solo con el 20%". Agregó que "Hisa le decía que quería todo para él, y eso me consta. Le llegó a decir que ella se quedaría con acciones de la firma Carleti solo muerta".

Sin embargo, Rosana insistió en remarcar que "no estamos acusando a nadie por el crimen. Sólo decimos que las tres personas que fueron detenidas e imputadas no tenían ninguna razón para matarla".

Rosana dijo que no le consta que Hisa haya ejercido violencia física contra su hermana ni durante el matrimonio ni después de la separación de hecho, pero aseguró que "sí existía violencia psicológica. Mi hermana estaba mucho mejor ahora, después de un tratamiento psicológico que llevaba adelante y del que se puede certificar. Por ese motivo es que había decidido divorciarse y denunciar el fraude, debido a que ya no había forma de llegar a un acuerdo entre las partes. Incluso ya le había comentado esta decisión a sus hijos".

También Rosana indicó que el domingo a la noche, horas antes del homicidio, "mi madre estaba muy preocupada y le dijo a Norma que se cuidara, que Hisa la iba a matar porque se quería vengar de todos".

A la familia no le cierra que los tres jóvenes imputados hayan actuado por decisión propia. "No falta nada en la casa. Se ha revisado todo minuciosamente y no falta absolutamente nada", aseguró la mujer.

Además añadió que "mi hermana no tenía ningún conflicto laboral anterior con estas tres personas ni con alguien de sus familias como se ha dicho. No tenían ningún motivo para asesinarla con semejante saña".